jueves, 12 de julio de 2018

Favoritos de mayo y junio


Qué cortos y largos y raros se hacen siempre los últimos meses de curso. Se acercan dos de las cosas que más tensión, ansiedad y rechazo me provocan: oposiciones y mudanza. Y esta última suele ir acompañada de una tristeza difícil de explicar, la del desapego, la de no pertenecer a ningún sitio ni ir a quedarme en ningún lugar ni siquiera por un año. El cansancio mental supera con mucho el físico, que también existe, y yo ya casi tengo treinta y quiero parar un poco. 

No he visto ni leído mucho en mayo y en junio, aunque por fortuna los pocos títulos que cayeron fueron muy buenos. Sí que me ha acompañado a todas partes la música y me he descubierto enamorándome de géneros que no me gustaban nada, por lo que en ese apartado tengo más que mencionar.

Así que, ahora que (parece) estoy de vacaciones, acompañadme a descubrir los favoritos de mayo y junio:

Series

He empezado The Crown y está bien, pero no la he acabado. También empecé a ver La catedral del mar y me pareció un bodrio.

Las verdaderamente favoritas:


-Fariña. No sé qué puedo decir de esta MARAVILLA que no haya comentado ya en la entrada que hice al respecto en cuanto finalizó. Como gallega, es imposible estar más orgullosa de una obra de esta talla producida íntegramente en mi tierra, con actores de aquí y en una lengua de aquí (el castrapo). Ningún gallego siente especial cariño por la historia real que narra la serie, pero el hecho es que esa historia forma parte de nosotros y nos define bastante bien, y Fariña lo plasma con una veracidad difícil de encontrar. 

-La vida de Manon. Filmin me recomendaba las dos temporadas de esta mini-serie francesa centrada en la vida de una chica en un entorno disfuncional. La primera parte se centra en su internamiento en un reformatorio, donde nos dejan ver las distintas clases de profesionales que trabajan en el centro y cómo muchas veces el sistema hace aguas. La segunda temporada nos muestra a una Manon ya adulta que se enfrenta al machismo del mundo laboral y de las relaciones. La actriz protagonista, Alba Gaia Bellugi, es impresionante y se come la pantalla. Todos los personajes aportan algo, explican algo y nos hacen reflexionar sobre cuestiones como la maternidad, el aborto, la familia o la soledad. En particular, la relación de Manon con su madre es una de las tramas más asfixiantes y al mismo tiempo creíbles de la serie. Muy recomendada.


Películas


-Secret Superstar (2017). No podía no ver la última cinta de Aamir Khan; la cabra tira al monte y yo adoro a ese hombre. Secret Superstar, lejos de tenerlo a él como protagonista, se centra en la historia de una niña (Zaira Wasim, que ya había estado excelente en Dangal) que vive en un entorno marcado por la opresión y los malos tratos. El carácter de la protagonista y la relación tan especial que tiene con su madre son los motores de una historia entrañable, muy sencilla y adaptada al ojo infantil, pero que emociona a todo el que no sea una piedra del río. Es un canto a la liberación femenina y al empoderamiento de las mujeres, un mensaje muy necesario en India y en el mundo. 

-Isla de perros (2018). La fui a ver al cine con el regusto de Fantástico Sr. Fox todavía en la boca y tengo que decir que me gustó bastante menos. Aunque la técnica de stop-motion (mezclada con otras) sea una delicia y la crítica a la sociedad japonesa y a las sociedades modernas en general  estén completamente acertadas, los personajes no acabaron de engancharme y para mí ese es el gran problema. Eché en falta mayor variedad de diseños en los perros, identidades más marcadas para cada uno y unos personajes humanos un poco menos ridiculizados en general. El humor es el gran plato fuerte: ácido, lleno de dobles sentidos y referencias que hacen la cinta un poco densa, pero genial. 

-Wonder wheel (2017). Me habían dicho que no era muy buena, pero a mí me encantó. Protagonizada por Justin Timberlake y una INMENSA Kate Winslet, es una historia de vidas poco satisfactorias al más puro estilo de Woody. Que no sorprenda, para mí, no la hace peor porque se goza muchísimo esa espiral de desencanto y caída en desgracia de unos personajes interpretados desde la excelencia. Los colores de Coney Island embriagan y nos llevan de una forma progresiva y muy natural a esa escena de explosión que le debería valer todos los premios del mundo a Kate Winslet; de no ser por ella, eso sí, esta cinta perdería la mayor parte de su encanto.


Libros

Primero os digo qué NO leer: Opium, de Jesús Ferrero. Hace años había leído Las fuentes del pacífico y me había gustado mucho, pero esta novela no hay por dónde cogerla y da bastante vergüenza ajena, con que no perdáis el tiempo.

Los que sí:

-Camiñar o Vigo vello, de Pedro Feijóo. Es un canto de amor a Vigo expresado en forma de recorrido (que ahora se está llevando a cabo en físico por la ciudad) que nos acerca a infinitos rincones con historia. Para quienes no la conozcáis, Vigo es la ciudad moderna por antonomasia de Galicia, donde el patrimonio se vendió al mejor postor y se echó abajo sin miramientos. Quienes la visitan se creen que no tiene nada (más allá de la ría), que es todo zona nueva, y esa idea no podría ser más errónea. Lo leí en su mayor parte estando de Semana Santa en Vigo y fue un verdadero regalo; me hizo reenamorarme de una ciudad que ya es muy importante para mí y a la que necesito volver con frecuencia. Justo cuando lo estaba leyendo, descubrí que habían marcado con carteles el recorrido original de la muralla medieval (de la cual no queda nada) y paseé por primera vez por varias zonas a los lados de Elduayen siendo consciente de su bagaje. 

-El hombre que hablaba serpiente, de Andrus Kivirähk. Libros que no esperas que te digan nada, y que te acaban hablando al alma. Esta novela, que ya reseñé hace unos días, es imposible de comprender en su totalidad desde fuera de la cultura estonia; pero nos habla a todos desde la universalidad de sus temas principales: la identidad verdadera del ser humano, la evolución como involución, el sinsentido que muchas veces supone el progreso. Es una sátira de absolutamente todo lo que abarca: la religión (en todas sus formas), la idealización de la antigüedad pagana, las socidades invasoras medievales, el trato al mundo animal... Sólo he estado una vez en Estonia (POR FAVOR, ID) y mi comprensión de la idiosincrasia del país bebe más bien de lo que sé de sus semejanzas con Finlandia, pero este es el libro perfecto para entenderles un poco mejor y para tener más ganas de aprender sobre un pueblo de raíces tan ricas. 


Conciertos y espectáculos


En A Mariña hay bastante movimiento y Burela me regaló tres noches muy interesantes en la recta final de nuestro año juntas: un concierto a modo de foliada de Xabier Díaz y Adufeiras de Salitre (lo flipé con la gente arrancándose a echar muiñeiras entre las butacas), una velada con la voz y el cello de Rosa Cedrón (maravilla) y el show Somos criminais de Xosé Antonio Touriñán y Carlos Blanco, con mención a Fariña incluida (los dos son brillantes y me partí de risa). 


"Viajes"


Además de estar en los sitios de siempre, he conocido Castropol, en Asturias, con sus palacetes modernistas que le arrancan a una la mandíbula y una vista privilegiada de Ribadeo.
También he pisado San Cibrao, que era el rinconcito que me quedaba de Cervo y es una preciosidad de pueblo, con su Maruxaina y ese faro en lo alto que preside la aldea.
Me he despedido de As Catedrais, de Rinlo, de mis amados Barreiros y Ribadeo y de mi Mondoñedo, que será siempre importante y que visitaré una vez y otra.


Música

Operación Triunfo 2017 es el único responsable de que lleve meses escuchando música latina. Huía de ella como de la peste, y de pronto me lo gozo con Ni la hora de Ana Guerra (ésta, para el mes que viene) y con los temazos de Brisa Fenoy. Qué buen cambio le están dando algunas al reguetón.

Favoritos:

-Lo siento, de Super Junior. A ver, SuJu siempre me gusta y me engancha, PERO ES QUE ESTO ES UN TEMAZO. Corea se ha dado cuenta del tirón actual del mundo latino en la música estadounidense y estos señores se han ido a hacer una colaboración con Leslie Grace. ¿El resultado? No puedo dejar de escucharla, cantarla y bailarla.


-Échame la culpa, de Luis Fonsi y Demi Lovato. Es decir, ¿cómo iba a llegar yo a pensar que el autor de la insufrible Despacito me iba a conquistar así con un tema? Pero es que es pegadiza y la voz de Demi, como siempre, es una bomba. Así que ésta es mi otra canción de bailar de los últimos tiempos, junto con Lo siento.


-Blame, de Flat Earth. Cuando se separó HIM, no esperaba que los nuevos proyectos de sus integrantes me fueran a gustar tanto, y mucho menos que estuvieran a la vuelta de la esquina. Y entonces vienen Linde y ¡Gas! con Flat Earth y ya me conquistan porque amo las teorías rocambolescas sobre la Tierra plana. Su tema Blame tiene un punto de grunge y la dosis perfecta del love metal de los inicios. No sé, me flipa.


-Malamente, de Rosalía. Ni sabía de la existencia de esta artista hasta que la mencionó Amaia en OT. Con el flamenco tengo sentimientos encontrados porque, en general, me exaspera; pero luego hay canciones y artistas que me abren en canal. Rosalía tiene una voz tan bonita, tan cargada de matices, que no puedo dejar de escucharla; y la forma en que mezcla géneros tan distintos me parece una locura. Adoro Malamente y adoro su voz.


-LOS RESPECTIVOS ÁLBUMES ENTEROS QUE HAN SACADO FLORENCE + THE MACHINE, THE GAZETTE, SHINEDOWN Y AMORPHIS. ¡¿Pero esto qué es?! Me ha venido todo tan junto que no he podido dedicarles aún el tiempo que merecen, pero me han fascinado los cuatro.

High as hope, de Florence, está cargado de su sensibilidad característica y esa forma de contar las cosas que es tan única. Me ha transportado al Sur de Londres.


The GazettE, Shinedown y Amorphis se han reencontrado con sus orígenes: los primeros han vuelto a los sonidos de discos anteriores de una forma muy directa, y Amorphis y Shinedown han enganchado el tipo de canción que les hizo conocidos con las tendencias diferenciadoras de sus últimos trabajos. Los resultados son increíbles y ME CASO CON LOS TRES ÁLBUMES.





No sé cómo lo hago, pero al final la entrada ha sido larga pese a la sequía de estos meses. Ahora sí: el verano ha dado comienzo para mí y se avecinan muchos planes interesantes. Espero que también vengan cine y lecturas, y que las series que estoy viendo (y reviendo) me enamoren como lo han venido haciendo hasta ahora.

Por mi parte, prometo ponerme pesadita con el blog.

¡Hasta pronto!

domingo, 8 de julio de 2018

El hombre que hablaba serpiente, o el ocaso de lo que fuimos


El bosque estaba vacío, ella era la única superviviente -exactamente igual que unas sobras que nadie advirtió y que ya no son comestibles-. Se había podrido (...) Y se había quedado atrás, pertenecía a otra época, ya no era ni siquiera humana. (...) Yo no podía ayudar de ninguna manera, porque al igual que ella, me había transformado en uno de esos trozos de carne enmohecida, aunque, a pesar de todo, siguiese haciendo ímprobos esfuerzos por mantener la frescura y la ilusión de que no era el trozo inservible. 

Empiezas un libro y es una fábula, un cuento sencillo sobre una infancia en el bosque. Te quedas porque te divierte, porque te arrancan sonrisas las anécdotas del pequeño protagonista que vive inmerso en un mundo marcado de mitología y fantasía, pero contado en el tono de naturalidad del que lo habita. Descubres el patrón, a pesar de que no haya un argumento marcado: una sátira fina e insomne que se dirige a todos los bandos posibles, al de los que idolatran la moda impuesta por las naciones "avanzadas", al del que no admite el final de una era y a todos los fanáticos de cualesquiera espíritus y dioses.
No esperas la sangre que llega de forma repentina en la adultez, porque las especies no se eliminan sin un poco de sangre. Viviéndola, como lo haces, con la tranquilidad de ese tono que se comunica desde la apatía, tampoco esperas llorar. Pero te quedan treinta páginas y no puedes avanzar porque el nudo en la garganta va a acabar contigo.

Y así se me prolongaron una semana las últimas páginas de esta lectura. Porque la narración de un ocaso, por suavizadora que sea la voz que la cuenta, nos lleva a los tantos crepúsculos que enfrentamos en la vida y a emociones universales.


El hombre que hablaba serpiente, de Andrus Kivirähk, fue un éxito de ventas rotundo en Estonia, y a la vez se ganó críticas bastante duras. Se presentó como una obra provocadora, centrada en la conquista de un área del norte de Estonia, durante el siglo XIII, por los Hermanos de la Espada. Una obra que toma ese momento concreto y lo mezcla con un sinnúmero de historias y referencias al folklore estonio recogido en el Kalevipoeg, su epopeya nacional. Una obra que habla del pasado remoto, de la conquista cristiana y de las actuales corrientes políticas y sociales de su país, que poco o nada parecen gustarle al autor.

Y todo esto en un cuento. En la sencilla biografía de un hijo del bosque, del último hombre que puede aprender la lengua de las culebras y comunicarse así con los animales.

Y todo esto desde una narración que se enriquece cuando tenemos nociones del contexto que la provoca, pero que en absoluto pierde sin saber nada de Estonia o de la orden livoniana y los levantamientos en Saaremaa. Desde la universalidad, como buen cuento.


El hombre que hablaba serpiente encierra muchos temas en sus palabras coloquiales y cercanas. Encierra el desprecio absoluto, mostrado a través del sarcasmo, a cualquier religión. Encierra el sentimiento de estar fuera de tiempo, de haber nacido antes o después de lo que tocaba y no tener ningún espacio para vivir porque el pasado es un cadáver y en el presente no eres más que una muestra de taxidermia. Encierra la risa sarcástica del que sabe, pese a todo, que no: cualquier pasado no fue mejor. Encierra la certeza de que muere aquello que se ha dejado morir, pero es imposible detener una metástasis en estado avanzado. Encierra la preocupación longeva de la madurez, de ese trauma tan difícil de manejar que es pasar de niño a adulto y ver morirse los viejos héroes y las verdades que nos eran ciertas. Encierra la pérdida propia de la vida y de la madurez, la inevitable despedida de nuestros padres, familiares, amigos que es hacernos adultos y convertirnos en ellos. Encierra una crítica abierta al trato que la humanidad "civilizada" da a los animales, seres inferiores, a veces demonizados, que utilizamos de forma irresponsable e irrespetuosa. Encierra, sobre todo, un cariño profundo pero no ciego por Estonia, sabedor de que los paganos no vivían felizmente en el bosque en un estado de libertad absoluta y con gran respeto por la vida; pero también de que la civilización nunca ha erradicado la crueldad y de que avanzar casi siempre es retroceder.

Las referencias de la novela son muchas y difíciles de captar sin conocer bien la cultura. Hay un paralelismo muy claro entre el idioma de las serpientes y el estonio, lengua fino-ugria cuyo uso limitado a sus fronteras la hizo frágil a las invasiones y que supone uno de los grandes orgullos nacionales. Existe el matiz de la inclusión de los personajes que se presentan como "monínidos" y que aluden al momento en que convivieron dos etapas evolutivas en el mismo entorno; también metáfora de la situación de nuestro protagonista frente al nuevo mundo civilizado. Aparecen personajes que a mí, que lo que conozco mejor es Finlandia con su Kalevala, me llevan allí (países evidentemente hermanos) y a Tolkien


La traducción, a cargo de Consuelo Rubio Alcover, nos lleva de forma efectiva a la naturalidad de la voz de Leemet: utiliza muchísimas expresiones que nos hacen estar a su lado, sentirnos familia, como "rollos macabeos" o "aquellos matusalenes". Las explicaciones que la misma autora aporta acerca de la complejidad de una lengua cargada de dobles sentidos me hacen valorar aún más su gran trabajo.


Este libro ha llegado en un momento inesperado, y con una intensidad que no le atribuía hasta bien avanzado. Y entonces me explotó en la cara y me destrozó y me reconcilió con el hecho de que somos lo que somos. 

Yo no sentía odio, sino tristeza e indefensión, al pensar lo fácil que habría sido luchar y ganar si no hubiésemos negligido, en un acceso de locura, nuestra arma más eficaz, aquella energía inconmensurable que en ese momento permanecía dormida a mi lado, y que habría sido capaz de cualquier cosa -¡cualquier cosa!- si nosotros no hubiéramos olvidado la lengua de las serpientes.

Gracias, Leemet.

domingo, 10 de junio de 2018

Reino Unido a mordiscos

Mi forma de viajar se basa en la calma. En poder descubrir los lugares sin prisas. En no quedarme con la mera enumeración de los monumentos o puntos icónicos, sino aprovechar para escuchar, pasear y leer tranquilamente sentada en una terraza o un parque. 

Hace poco, hablando con un amigo del viaje que haré este verano a Suiza, le comentaba que en Ginebra dispongo de dos noches con sus casi tres días; y él, que ya conoce la ciudad, me respondía que con uno sobraba. De mi padre, bastante más viajado que yo, aprendí que los sitios se conocen sentándose en una plaza y hablando con alguien que pasa de camino a casa o al trabajo. Que, si tienes cinco días, es mejor dedicarlos a una sola ciudad y no hacer tres excursiones desde ella. Y, claro, no tenemos todo el tiempo del mundo y si queremos conocer varios puntos de un país no podemos quedarnos en cada uno tanto como nos gustaría, pero lo que no tiene sentido es ver las cosas aprisa y ni siquiera quedarte con las palabras básicas o el nombre de alguna calle o el sabor del plato local.




Reino Unido es un país al que volveré siempre. Hay cosas que me fascinan de él y otras que no me gustan tanto (la masificación de algunos sitios, el estilo de vida take-away...); pero a él me une una relación especial por varias razones. La primera y la más obvia, mi amor por la lengua inglesa; siempre, desde pequeña, tuve claro que me apasionaba el inglés y que quería dedicarme a algo relacionado. La siguiente es la literatura, la cantidad de obras y mitos ingleses que son fundamentales para mí y a los que vuelvo siempre. Después viene la de la revelación: mi primer viaje en condiciones fuera de España, tras las excursiones a algunos pueblos de Portugal y un fin de semana robado a París, fue a Londes; mes y medio estuvimos dos amigas y yo arriba y abajo descubriendo una ciudad que ofrece posibilidades infinitas y que nunca se acaba de conocer, y es un mes y medio que atesoro por la sensación de libertad, de tranquilidad y de comodidad que saqué de él. La última razón, y que me lleva a UK con más frecuencia de la normal, es que algunas de mis mejores amigas están viviendo allí y por tanto me muevo bastante para verlas.

No es que conozca la mayor parte de Reino Unido, ni muchísimo menos, pero sí que he estado en algunos sitios que me encantan y además tengo como propósito en la vida conocer muchísimo mejor el país; en mi fantasía, sería en coche yo sola y con un petate escueto en el maletero, hospedándome en cottages familiares y paseando entre ovejas, cementerios y localizaciones literarias. La verdad es que me gustaría conocer a fondo todos los países que he visitado y me han enamorado (Portugal, Finlandia, República Checa, Francia...), pero lo de Reino Unido es un nivel más. 

Si os digo la verdad, desde ese primer mes y medio que viví en Londres, tardé cinco años en regresar (por cuestiones económicas, más que nada). Sin embargo, pasada la primera incursión en cinco años, no he dejado de volver; de hecho, en 2018 todavía no he pisado Reino Unido (posiblemente ni lo pise este año) y se me está haciendo raro.

En esta entrada, que espero que abra serie, voy a hablar de los lugares de Reino Unido donde he estado. Si todo va bien, dentro de no demasiado le añadiré otra con sitios nuevos, y un poco más tarde otra más. Pasito a pasito, hablando con la gente y dedicándole tiempo a cada lugar.




2010 fue el primer mordisco. Recuerdo perfectamente la sensación de miedo cuando llegamos allí, solas y sin experiencia que nos ayudara. Era de noche cuando salimos de la estación de St. Pancrass, la maleta de Ruth se había roto en el viaje y casi no la podía arrastrar por la calle. El barrio se nos antojó oscuro, peligroso incluso. Era la primera vez que veía los off-licence, las balaustradas de hierro en torno a las entradas de las casas y los coches conduciendo del revés. Luego el hotel, que en realidad tampoco engañaba tanto en la nocturnidad: viejo, mal construido y mal mantenido, sucio, inolvidable

Cómo cambió Londres al abrir los ojos a la mañana siguiente, cómo nos fue enamorando a medida que pasaban los días e íbamos conociendo nuevas calles y viviendo nuevas experiencias. Llegamos un jueves o viernes y ese domingo nos fuimos a ver la final de Wimbledon; en realidad, no podíamos permitirnos la entrada, pero un trabajador del hotel nos contó que se podía pagar poquito por entrar al recinto y ver el partido en una pantalla gigante. Nadal contra Berdych, amigos.


Tendríais que vernos, en la tienda de souvenirs comprando una bandera de España; también nos pilló por allí la final del Mundial de Fútbol y la colgamos de la ventana como si nos encantara (a mí, no).


Podría hablar de Londres todo el día. De la señora que nos insistía todas las mañanas en que desayunáramos el copioso English breakfast, de mi obsesión con la BT Tower que concluyó con el traslado del aula donde estudiaba al edificio contiguo a ella, de una china a la que no conocía de nada y no me dejaba en paz, del huésped japonés del hotel que se parecía a Kanata Hongo y me ENCANTABA, de la araña gigante que nos apareció un día en la habitación y cómo fuimos a recepción a pedir ayuda (y se descojonaron de nosotras), de Bloomsbury, de Covent Garden, de Camden, de los parques infinitos, de las librerías maravillosas (cómo has cambiado, Foyles; ya no eres lo que eras), de la cripta de la catedral de St. Paul, de nuestras comidas recurrentes en el buffet de Pizza Hut y de las situaciones extrañas que sucedieron debido a los enfados continuos de una personilla.


Londres fue un regalo y lo vivimos de una forma distinta a cualquier otro viaje que pueda realizar porque no teníamos smartphones. Usábamos un mapa de papel, compramos una tarjeta prepago para poder hacer llamadas semanales a casa desde la cabina del hotel y subíamos algunas fotos a Tuenti desde el ordenador de la sala común. Nos perdíamos mil veces y descubríamos lugares que no habríamos visitado de otra forma. Caminábamos muchísimo, Eva siempre apurada y yo tres metros por detrás, y dejábamos el transporte público sólo para las distancias insalvables. Preguntábamos, ayudábamos y compartíamos de una forma que ahora me cuesta más. Descubrimos la magia de comer en el parque o en una plaza, sentadas en el suelo y con una larga sobremesa de contemplación y relax. Nos compramos un frisbee y lo llevábamos todos los días a clase para aprovecharlo después en Hyde Park o donde acabáramos. Me abrí una cuenta de Facebook por primera vez para poder mantener el contacto con la gente con la que estudiaba.




Sólo hicimos dos excursiones desde Londres, y no me pesa en absoluto porque disfrutamos de la ciudad al máximo y la conocimos muy a fondo. 

La primera excursión la "impuse" yo. No podía irme de Reino Unido sin conocer la ciudad de nacimiento de Shakespeare (discusiones sobre la identidad del bardo, aparte) y arrastré conmigo a mis amigas. Stratford-Upon-Avon es un sitio al que tengo muchísimas ganas de volver porque me encantó. Me enseñó lo que es en realidad una típica ciudad inglesa, además de estar LLENA de referencias a Shakespeare y actividades relacionadas con él. 




Me emocioné mucho al visitar la casa de nacimiento de Shakespeare. Me costó no llorar allí mismo. Fue bonito descubrir con qué mimo los ingleses tratan su tradición y se esfuerzan por mantenerla siempre viva. Firmamos en el libro de visitas y escuchamos los sonetos recitados por un actor en el jardín del cottage. 

También visitamos la iglesia donde está enterrado y vivimos una de las situaciones más surrealistas de nuestra vida cuando descubrimos un rincón para niños lleno de disfraces y el párroco nos instó a ponérnoslos. 


Nunca lo entenderé.
Disfrutamos como enanas recorriendo las avenidas llenas de casas medievales y renacentistas, las plazas pobladas de turismo y las márgenes sosegadas del río.


La otra excursión fue a una de las ciudades que todo el mundo visita, pero que realmente merece la pena ser visitada. Oxford es pequeñita, pero encantadora, llena de arquitectura impresionante y de estudiantes y graduaciones (al menos, en aquel momento; en una de las facultades se creyeron que íbamos a una graduación y nos metieron en ella). En realidad, recuerdo que el día que pasamos en Oxford fue el primero que me agobié por el turismo: el centro estaba TAN lleno de gente que huimos hacia otras zonas.




Una de las cosas que recuerdo con más cariño es un museo que nos topamos de pura casualidad: el Ashmolean, una suerte de British más reducido y sin esa masificación, lleno de piezas de la Antigüedad Clásica. Ese día tocó Pizza Hut, pero fuimos tan tarde que empezaron a retirar las pizzas del buffet cuando apenas estábamos empezando a comer; muy mal, Oxford.


Inolvidable, nuestra particular jornada de puertas abiertas.


A Londres he vuelto ya unas cuantas veces, ya haya sido de paso o con una semana de margen. Cada vez he descubierto nuevas calles, cosas nuevas en las que ya conocía, y cambios. Es una ciudad apasionante que nunca acaba de conocerse y, para mí, lo tiene todo: la cultura viva, el patrimonio dinamizado, la naturaleza, las zonas de tiendas, hasta la comida (en serio). Es increíblemente fácil, pese a que las últimas veces la cantidad de gente se me ha hecho excesiva, encontrar rincones en los que respirar casi en soledad. 




Ocasiones posteriores.
Además de los sitios por los que me moví en 2010, a lo largo de los años he conocido algunas otras zonas de Reino Unido. 

Sin salir de Inglaterra, he estado en dos lugares que deseaba pisar desde siempre: Salisbury y Nottingham. 

Salisbury es el emplazamiento del famosísimo Stonehenge, pero la ciudad en sí me sorprendió. No es más que una típica ciudad inglesa de las pequeñitas pero que lo tienen todo; sin embargo, su zona histórica merece un paseo tranquilo y la catedral, además de ser preciosa, tiene la torre más alta de Reino Unido. Y sí, subí arriba de todo y sí, me dieron un pin que dice "I conquered the heights", o algo similar; no sé dónde lo tengo. Mi amiga Mine y yo nos enamoramos del guía, que nos explicó muy bien el proceso de construcción y reformas varias de la torre. En esta iglesia también está una de las copias de la Carta Magna, y viéndola también nos enamoramos de la señora nonagenaria que la explicaba.




Stonehenge está bien oculto y el monumento no se ve hasta que lo tienes delante de las narices. Y mi primera reacción fue: "Lo esperaba más grande", pero tampoco es que sea pequeño. A veces es raro ver con tus ojos esas cosas que has contemplado en fotos veinte mil veces; cuando fui a Oviedo y me encontré con Santa María del Naranco, fue un impacto muy fuerte, como de ficción hecha realidad. En este caso, hubo más incredulidad, como que no lo asumía. 


A Nottingham tenía que ir algún día sí o sí por mero respeto a mí misma. Desde niña, siempre me ha llamado muchísimo la atención la figura de Robin Hood, más la idea misma o el cuento que las versiones cinematográficas. Después me enamoré de Jonas Armstrong y leí la versión de Howard Pyle, que es uno de mis libros favoritos y espero que sea enterrado conmigo. Así que sí: planeé unos días en Nottingham, a medio camino entre Londres y Escocia, y posteriormente descubrí que había tenido la suerte INMENSA de coincidir con el Robin Hood Festival que se celebra cada año en el bosque de Sherwood. O SEA: NIÑA DE TRES AÑOS CUMPLE EL SUEÑO DE SU VIDA. Irreal, de verdad. Increíble. 

Nottingham en sí, como ciudad, es normalita. Tiene lo que todas las ciudades de Reino Unido: una arquitectura bellísima, toda franquicia imaginable, un castillo, pubs enxebres a dar con un palo y gente encantadora al punto de: estoy caminando, llego a una parada de autobús y me pongo a mirar el mapa porque no sé muy bien dónde estoy; arriba un autobús sin haberlo llamado y sin haber nadie más y el conductor me pregunta si me puede ayudar en algo. Lo que es normalito en UK, vaya. Bonita con ganas. 


Menudo verano pasado por agua, y la parka de Primark era de todo menos impermeable.


Al bosque de Sherwood se puede acceder desde muchos sitios, pero el Visitor Centre está en la villa de Edwinstowe (han hecho uno nuevo, pero creo que está en el mismo sitio que el anterior).

Si ver con mis ojos Stonehenge fue raro, estar de pronto en el bosque de mis cuentos favoritos rodeada de niños con gorritos verdes y grupos de música folk en claros entre la arboleda fue otro nivel. Reino Unido sabe cuidar sus tradiciones y el Festival de Robin Hood es un ejemplo claro de ello: con actores, representaciones, tiendas tradicionales, música, actividades infantiles y ambientación medieval se contribuye a concienciar al asistente de lo importante que es cuidar un bosque que en su día ocupó muchísimo más espacio que hoy.

Edwinstowe también me conquistó en el momento en que, acercándome a la iglesia del siglo XI donde se supone que se casaron Robin Hood y Maid Marion, empezó a caer el chaparrón del siglo: resultó en que las señoras de la iglesia me acogieron y me dieron un buen tour por ella por la cara. Estando allí, entró a resguardarse una señora con un perrito y les comenté que me fascinaba que dejaran entrar animales y que en España no sucedía; me dijeron que no estaban permitidos, pero que estaba lloviendo y nadie más tenía por qué saberlo.


En Escocia he estado dos veces y las dos me han sabido a poco. Sé que volveré siempre que pueda mientras mis amigos Mai, Héctor y Kae vivan allí, pero posiblemente lo haré incluso cuando ya no lo hagan. 

Edimburgo es una ciudad bellísima. A nivel arquitectónico y de calles, deja sin aliento. Luego están esos cementerios verdes y las vistas desde Calton Hill: agujas de piedra ennegrecida, el castillo allá en lo alto, el Arthur's Seat destacándose contra el cielo. Los pubs son maravillosos, el Fringe (el Festival de Teatro y Artes Escénicas) aporta a la ciudad un ambiente incomparable y me apasiona escuchar hablar a los escoceses. 




Mis amigos me llevaron también a Stirling, muy cerquita de Edimburgo, donde está el monumento a William Wallace y otras cosas preciosas como campo, ovejas, abadías en ruinas y un castillo medieval imponente en el que no llegué a entrar.

Con ellos, con mis amigos de Escocia, pasé unos días de 2017 en la Isle of Skye, en las Highlands, y descubrí una de esas zonas todavía puras y sin invadir por la globalización malsana. Nos alojamos en una casa-caravana en Broadford y desde allí nos fuimos desplazando en coche a sitios alucinantes, a ritmo de metal y cantos gaélicos, sorteando vacas, en medio de paisajes verdísimos y de formas como no había visto nunca antes. A ratos, era Escocia de póster pura; de pronto, parecía Islandia. Los nombres de algunos sitios nos recordaban a los mundos de Tolkien y nos fascinaba repetirlos. La parquedad de las señales y el hecho de que no hubiera red telefónica en el 99% de la isla nos llevaron a usar para orientarnos un escueto mapa turístico que simplificaba las carreteras al máximo; sin embargo, nos apañamos bastante bien. Prácticamente, no había tiendas, ni restaurantes, ni nada. En Broadford, una de las dos "urbes" de la isla, teníamos el único supermercado en millas y un fish&chips asqueroso, además de algún hotelillo que daba comidas. Skye es lo más bonito que he visto y me muero por volver algún día. Además de descubrir paisajes inolvidables como The Storr, Sligachan, Elgol o las casitas de Portree, hicimos un viaje desde Uig en barquito pequeño para ver a los frailecillos y focas que viven en algunas islas próximas a la costa; el capitán y guía, Andy, era increíble y sabía muchísimas cosas de las aves y del mar, pero además consiguió con nosotros una complicidad que sólo puede darse en grupos pequeños, al punto de que los cuatro coincidimos en que volveremos a hacer esa excursión con ese señor.




Inolvidables otros puntos como el castillo de Eilean Donan, Glencoe con sus Three Sisters y el apuradísimo descanso en Fort William. Maravillosa nuestra caravana con vistas y mágico el momento en que divisamos desde el coche al mismísimo Espíritu del Bosque de La Princesa Mononoke: el ciervo más precioso del mundo, solo en la naturaleza, con una cornamenta enorme y perfectamente simétrica.  


Para terminar, y ya que hablamos de sitios avistados con menor detención, tampoco puedo evitar mencionar el hecho de que me he hecho dos veces Londres-Edimburgo en tren (contemplando desde la ventanilla sitios preciosos como Newcastle-Upon-Tyne o York), lo cual prácticamente significa haber recorrido la isla de norte a sur. Hablando de trenes, también tuve un par de horas muertas en un pueblo llamado Newark-On-Trent que olía muchísimo a estiércol. 

Así que no, no conozco un porcentaje elevadísimo de Reino Unido, pero es mi país recurrente por excelencia y amo cada una de las visitas que le dedico. He conocido lugares fascinantes dentro de él y me muero por otros como Irlanda del Norte, Canterbury, Liverpool, Chester, Bath... Me muero por seguir recorriendo el país a mi paso, que es lento pero consistente, que disfruta de cosas pequeñas como un puente sobre las vías del tren o una aldea medio olvidada.

Ojalá pueda compartir un añadido a esta entrada pronto, y ojalá pueda respirar Londres y UK muchas, muchas veces.