miércoles, 5 de abril de 2017

Favoritos de marzo

miércoles, 5 de abril de 2017
Seguimos en una etapa curiosa, aunque en este caso ha sido mucho más tranquila que los meses anteriores y la única cuestión es que el ajetreo de la vida me ha llevado a consumir contenidos más facilones, dejando un poco de lado el cine y las lecturas densas. He comido y cenado con Youtube, y de vez en cuando viene bien entregarse a entretenimientos de esos que exigen poco esfuerzo. Eso sí: abril llega a mí más fuerte y con energía.

Como siempre, hablaré únicamente de obras finalizadas durante el mes de marzo. Lo demás, a su tiempo.


Películas


-Logan (2017). Hay quien la pone por las nubes, hay a quien ha dejado indiferente... Como ardiente fan de los X-Men y todo lo relacionado con ellos, Logan me tenía loca desde el primer tráiler: prometía ser una cinta mucho más sobria y adulta a lo que nos tenía acostumbrados Marvel en sus adaptaciones al cine. Ya habían arriesgado bastante en Deadpool y Doctor Extraño, y Logan semejaba otro de sus giros de tuerca al género de los superhéroes.
En efecto, se trata de un western en toda regla que nos narra, de forma lineal, un viaje de punta a punta de los Estados Unidos en el que serán compañeros Logan, un Charles Xavier senil y acabado, y una muchacha muda que es el futuro de la especie mutante. 
Personalmente, me encantó y me atrapó desde el primer momento con esa estética apocalíptica, la perspectiva de un mundo en que los mutantes han muerto y unos Xavier y Lobezno deprimidos y cansados; sobre todo, debo decir, con la presencia de la increíble Laura (Dafne Keen), que embelesa.
Tiene algún problema de ritmo y es un poco fría, pero bravo por la innovación. 
Puntuación: 8,5/10.

-La semilla del diablo (1968). Para muchos la mejor película de Polanski, la vi justo cuando acababa de terminar de leer la novela y por ello no hubo ningún elemento que me cogiera por sorpresa. Es absolutamente fiel al libro, quizá demasiado para los que lo hemos leído (todos los diálogos, todas las escenas son calcadas de la novela, y esto es bueno y malo a la vez).
Es una película brillante que transmite muy bien esas sensaciones tan presentes en la obra de Levin: el aislamiento de Rosemary (físico, mental y emocional), la ciudad como fuente de confusión y horrores, la maternidad desde un punto de vista radical y provocador. Goza de grandes actuaciones (aunque son las de la época y a mí, a título personal, me da la risa con las reacciones de miedo en las películas de esos años; pero vamos, que nadie les quita a Mia Farrow o Ruth Gordon el mérito por unas interpretaciones notables), de una ambientación muy cuidada y de una tensión sobrecogedora.
Mi nota se debe sin duda a haberla visto tras leer la novela (pierde toda la gracia), pero también a la escena clave de la obra, que debería haber sido mucho más confusa y me resultó anticlimática al mostrar tan claramente lo que estaba ocurriendo.
Puntuación: 7,5/10 (a mí me gustan más otras de Polanski).

-Soundtrack (2002). Esta película la había comenzado hace muchos años y la ausencia de subtítulos me había echado para atrás. Sin embargo, haber tenido delante de mis narices a X Japan con Sugizo me llevó a recordarla y enseguida me puse con ella. Dirigida por Ken Nikai, se asemeja a nivel estético y argumental a su cinta más conocida: Last Quarter (2004), basada en el manga de Ai Yazawa. Es una breve película onírica que nos introduce en las emociones de dos hermanos (el ya citado guitarrista de X y Kou Shibasaki) marcados por la tragedia. No existe un argumento en sí (o es muy breve), sino que lo que nos deja ver, por medio de metáforas y símbolos, es cómo reaccionan ambos personajes a cuanto ocurre a su alrededor. 
La ambientación, los escenarios y la banda sonora (compuesta y producida por Sugizo) le aportan una magia especial. 
Puntuación: 7/10.

-La bella y la bestia (2017). ¿Sabéis cuando estáis ansiosos y aterrados al mismo tiempo? La bella y la bestia es una de mis historias favoritas de todos los tiempos. Me enamoré de Bella de niña y sigo sintiéndome en parte identificada con ella; es mi princesa Disney, y creo que LA princesa Disney por su complejidad e independencia. 
La adaptación a carne y hueso recién estrenada me ha gustado. Podría haber sido un desastre, pero trata con respeto el material original y tan sólo se toma la licencia de añadir un poco de trasfondo aquí y allá. Las interpretaciones son buenas (¿soy la única que NOTÓ en sus voces lo mucho que se estaban divirtiendo Ian McKellen, Ewan McGregor y Emma Thompson?), la banda sonora es notable y la recreación de escenarios y atuendos me ha parecido magnífica, incluso el vestido amarillo de Bella.
Gastón merece mención aparte porque creo que Luke Evans, como siempre, hace un trabajo impecable. ES Gastón. Nos lo creemos desde el minuto uno.
El mayor problema de la cinta, en mi opinión, son Bella y Bestia: a la primera (¡y adoro a Emma Watson y creo que tiene mucho en común con el personaje!) le falta la infinita calidez de la princesa Disney; en cuanto a su co-protagonista, me pareció un poco soso y no vi por ningún lado la fiera terrible y hostil que debía ser Bestia al comienzo.
Por lo demás, buen trabajo. Puntuación: 7/10.


Series


-Big little lies (2017). Marzo, HBO y mi amada Reese Witherspoon me han regalado esta maravilla de apenas siete episodios basada en una novela de Liane Moriarty
Protagonizada por la actriz ya citada, Nicole Kidman, Alexander Skasgard, Shailene Woodley y Zoë Kravitz (entre otros); nos adentra en el día a día de Monterrey, municipio pijo donde una serie de personajes coinciden al llevar a sus hijos al colegio y sus vidas se van entrelazando. Lo que empieza con cierto toque de Mujeres desesperadas presentándonos a sus tres protagonistas y el entorno en el que se encuentra cada una inmersa, se ve enseguida acompañado de una tensión permanente causada por la certeza de que hay un asesino y un asesinado, pero no sabemos de quiénes se trata.
La serie retrata con maestría temas como el acoso escolar, la relación entre padres e hijos, la violencia machista, el abuso sexual, el mundo de las apariencias y la amistad. Madeline (Reese) consigue sacar hierro a los momentos más duros y dar dramatismo a situaciones menos serias; todo a la vez. Es una serie de personajes, de relaciones creíbles y de grandes actuaciones. Todo empañado de un feminismo cada vez más necesario en el mundo.
Puntuación: 9/10. Y que renueve, por favor.


Libros 



-Rosemary's baby (La semilla del diablo) de Ira Levin. Sólo he terminado éste y ya he hablado sobre él en el blog, por lo que no me extiendo. Obra muy sólida sobre la maternidad y la ruptura consigo misma que implica para la mujer, sobre la maldad humana y los límites que llegamos a ser capaces de cruzar por conseguir nuestros objetivos egoístas. Una novela muy bien escrita, cargada de una tensión que se comprende mejor desde la madurez, y profundamente desconcertante en muchos aspectos. 


Música

-Calling de VAMPS


Un sonido mucho más occidental, pero la calidad de siempre. Estos señores saben hacer música y da igual lo que les echen, que todo lo dominan. Me apasiona escuchar la voz de Hyde en registros diferentes y me ha fascinado lo bien que cuaja en este sonido metalcore que ojalá les dé el éxito que buscan (su inglés también suena fantástico últimamente). Por mi parte, me ha embelesado todo el single, incluida su versión de Enjoy the silence, pero me quedo sin duda con Calling, que he rallado bastante.

-Together we are stronger de Counterfeit


Tuve la fortuna inmensa de verles en directo cuando estuvieron en Madrid el año pasado, y no dejan de mejorar y enamorar. Su nuevo y primer disco completo es una joya y no me puedo quedar todavía con un único tema del mismo. Los instrumentos suenan increíbles, la voz de Jamie sigue enganchando y sus composiciones rebosan honestidad. Una lástima que esta vez no pasen por España, pero seguro que nos encontraremos de nuevo muy pronto.

-Malus de HOLLOWGRAM


¿Alguna vez os paráis a recordar a alguien a quien admiráis mucho (o algo que adoráis) pero de quien hace tiempo que no sabéis nada? En mi vida hay numerosos casos, pero el otro día llegué a Ryo, el vocalista de mi amado grupo 9GOATS BLACK OUT, ya desaparecido. Ryo es uno de mis cantantes favoritos: su voz, con esos giros aterciopelados y esa amplitud de registros, es capaz de deshacerme en pedazos con muy poco esfuerzo. Es una voz desnuda, cómplice. Y cada vez que vuelvo a escucharla me obsesiono.
Sabía que Ryo había entrado en HOLLOWGRAM tras salir de 9GOATS, pero les había perdido la pista. Lo genial es que, además, he descubierto que está en seis o siete grupos más y no dejo de hiperventilar con todo el material nuevo que tengo para amarlo. Eso sí, me quedo con el Malus de HOLLOWGRAM, que es bellísimo.

-TODA LA DISCOGRAFÍA DE X JAPAN (GRITO PORQUE NO HAY OTRA FORMA DE HABLAR DE ELLOS DESPUÉS DE HABERLES VISTO EN DIRECTO). 


Madre mía, ¡X ha sido una de las experiencias más alucinantes que he tenido! No me entra en la cabeza haber tenido delante a esos señores y haber cantado a todo pulmón sus canciones en el Wembley Arena. Es demasiado irreal.
Me he pasado el mes dándole un repaso incansable a sus discos, y no veo la hora de que salga el nuevo (en el que, mind you, participo; ya que nos hicieron grabar unos coros allí en directo). Lo único que me apena es que ni una sola grabación le haga justicia a la maravilla que son en concierto. No se puede estar a su altura.


Conciertos


Además de X Japan (de quienes he hablado, seguiré hablando y nunca dejaré de hablar), este mes he visto a KORN aquí, en Madrid; y me han dejado un muy buen sabor de boca pese a haberles vivido desde el letargo post-X. Su sonido es impecable en vivo, Jonathan Davis tiene una presencia impactante y el repertorio fue ideal para quienes los adoramos desde sus inicios. 
Nunca me canso de decirlo, pero vivo por y para mis conciertos; son la gasolina de mi vida, y agradezco cada oportunidad que he tenido y voy a tener de pasar ratos con los grupos que me han cambiado.


¿Cómo ha sido vuestro marzo? ¿Compartimos algún visionado/lectura/audición?

¡Sed felices!

1 comentario:

Renaissance dijo...

Buf, de la versión cinematográfica de la semilla del diablo me acuerdo muy poquito, aunque si me quedé con lo literal de la adaptación y que lo que más aporta es la interpretación de los actores, sobre todo una Mía Farrow de lo más desvalida.
De Marzo me quedo con ser el mes en que retomé el ver cine en una sala, y aprovechar en cuanto pueda las promociones del Día del espectador. Me lo pasé genial con el desfile de anguilas y balnearios siniestros de La cura del bienestar.Es una forma de poder ir sola, se disfrutar de una película porque quieras verla y sin tener que depender del componente​ social del cine a causa de su precio (o lo que es lo mismo "con ocho euros que cuesta un día normal, si los demás no quieren ir, casi me quedo en casa"). Es un poco una versión casera de viajar sola xD.

~House of the silent~ © 2014