domingo, 2 de julio de 2017

Favoritos de junio

domingo, 2 de julio de 2017
¡HA ACABADO JUNIO! ¡HA ACABADO JUNIO! ¡HA ACABADO JUNIO! 

¿Se ha notado mi euforia? Madre mía, ¡creí que nunca me levantaría y vería el curso como algo cerrado y finalizado! No sé si tendré vacaciones o tocará esperar más, pero una parte pesadísima se ha ido, y a ratos ya casi parece que respiro.

No ha sido un mes especialmente productivo en cuanto a la ficción, pero sí que ha tenido momentos frenéticos que me llevo en el corazón para siempre y hoy os comparto. ¡Vamos!


Cine


-Piratas del Caribe: la venganza de Salazar (2017). Soy la tonta de piratas del Caribe y, tras el fracaso total que fue En mareas misteriosas con nuestra internacional Pe, este año ha llegado una quinta entrega en la que se incluía a su señor marido, Javier Bardem. Iba sin esperar nada y me llevé una gran sorpresa. No es un peliculón ni se acerca a los momentos altos de la saga, pero sí que consigue recuperar la esencia de Piratas del Caribe. Aciertos: reducir el tiempo en pantalla de Sparrow, el interesante (aunque algo desaprovechado) villano, el cameo de Paul McCartney y la recuperación de algunas tramas anteriores. Fallos: un protagonista (el hijo de Will y Elizabeth) insulso y prescindible, cosas que pasan porque sí y unos efectos un tanto rarunos en las escenas de Sparrow joven. Como fan de la trilogía primera, me hizo muchísima ilusión recuperar caras como la de Orlando Bloom; y me gusta mucho todo lo relativo a Barbossa en esta cinta.

-Wonder Woman (2017). Protagonizada por Gal Gadot y dirigida por la también mujer Patty Jenkins, Wonder Woman prometía traer algo de calidad al nuevo universo de DC, del que no había visto nada hasta ahora. No es una película especialmente compleja; pero, como cinta de superhéroes para todos los públicos, funciona muy bien. Nos lleva a los orígenes del personaje, desde niña hasta que su rutina cambia y se ve empujada al mundo exterior más allá de la isla de Themiscyra. Diana se ha criado en el aislamiento y no comprende muchas de las cosas que se encuentra al llegar a Londres; tampoco está familiarizada con la naturaleza humana y tiene unas ideas de bien y mal muy infantiles. El personaje evoluciona y se enfrenta a la madurez al tiempo que va desarrollando sus poderes. Con unos secundarios muy interesantes (hola, Elena Anaya) y sin dejar de entretener nunca, es una cinta muy disfrutable. Hay a quien no le gustó David Thewlis, pero yo le vi estupendo (también le tengo mucho cariño al actor). 

-Coherence (2013). Ayer dije adiós a junio viendo esta cinta por la noche y, aunque es un thriller sin sustos, llegué a pasar un poquito de miedo. Se trata de una película enfocada a lo psicológico donde se transforma la cena de un grupo de amigos en la paradoja de Schrödinger. Rodada sin apenas presupuesto, crea una atmósfera de intimidad y realidad incrementada por las interpretaciones, que beben mucho de la improvisación. Seguimos a Emily y sus amigos sin saber muy bien en qué momento dejan de ser ellos mismos o si lo hacen; nos llegamos a perder, a sentir que nos hemos equivocado de casa, a desconcertar. Aun con sus pequeñas incoherencias (sí), maneja conceptos lo suficientemente disfrutables. Eso sí, lo mejor de todo son las preguntas que nos plantea a un nivel más filosófico y moral: ¿quiénes somos realmente?, ¿qué es lo que nos define?, ¿quiénes podríamos ser?, ¿lo que creemos que son los demás es lo que realmente son? Leía en una web que los protagonistas buscan reafirmar su Yo y, para ello, realizan acciones que los alejan de sí mismos. La forma en que se nos plantea al ser humano en esta cinta es fascinante.
¿Más alicientes? El señor Nicholas Brendon (Xander para los amigos), claro.


Series

Llevo ya una temporada un poco desconectada de las series y este mes no he terminado ninguna occidental, pero sí he visto un dorama y de él voy a hablar.

-Boku, unmei no hito desu (2017). Cualquiera que sepa un poco de series japonesas se habría emocionado como yo lo hice al enterarse de que Kazuya Kamenashi (Kame) y Tomohisa Yamashita (Yamapi) estaban haciendo un nuevo dorama juntos. Nobuta Wo Produce (2005) es uno de los títulos imprescindibles de la ficción televisiva nipona, y la que unió a estos dos idols por primera vez cuando eran más jovencitos. Boku, unmei no hito desu no está a la altura y se queda como un título más, pero las interacciones de los dos actores son suficiente para querer ver el siguiente capítulo. Yamapi reaparece en un personaje cercano a aquel Akira, pero el de Kame es mucho menos interesante que Shuji. Empecé a ver la serie bastante escéptica debido a su temática y a ese mensaje tan dañino de: "insístele a la chica, que tarde o temprano te hará caso"; pero al final les cogí cariño a los personajes y me enganchó. Lo olvidaré enseguida, pero agradezco infinitamente haber podido volver a tenerles juntos en pantalla.


Libros y cómics


-La memoria del agua, de Emmi Itäranta. Como ya escribí en su momento una entrada al respecto, voy a ser muy breve: novela sobre un futuro en el que la escasez de agua ha cambiado por completo a la humanidad, y en el cual Noria debe enfrentarse a una serie de decisiones que determinarán el rumbo de su vida. La narrativa de Emmi es maravillosa, su descripción de ese mundo tan distinto resulta creíble desde el principio y los personajes principales nos resultan tan reales como nosotros mismos. Tiene sus fallos, pero los aciertos ganan por goleada.

-Tomos 20, 21 y 22 de Ataque a los titantes. Norma Editorial viene publicando esta serie cada tres meses y por fin llegó el momento del tomo 20. Sin embargo, se trata de un volumen tan álgido que era imposible detenerme ahí y esperar hasta septiembre. Me he leído el 21 y 22 en Internet y me alegro de haberlo hecho, ya que han sido capítulos de explicaciones, de cierre de muchísimas tramas, de luz sobre todo aquello que nos preguntábamos acerca de los titanes. He sufrido con estos tres tomos, pero me he quedado tranquila al comprender muchas cosas y afrontar el comienzo de una nueva etapa. ¡Qué ganas de más!


Conciertos


-HIM. Como ya he dedicado muchas líneas y lágrimas a desmenuzar esta noche y este concierto, tampoco voy a alargarme. Los quiero infinito, fue un regalo increíble y no asumo que se vayan por caminos distintos. No me siento despedida de ellos y no creo haber tenido suficiente de su love metal; pero les agradezco cada canción que está ya en mi sangre. 

-Download Festival Madrid. Este año ha sido el primer Download Festival celebrado en España, ¡y vaya locura! Lo viví en medio de días de trabajo y oposiciones, a caballo entre Madrid y San Martín de Valdeiglesias; dormí los dos días previos a los exámenes una media de tres horas, y me quedé tirada en Usera de madrugada a merced de las cucarachas. Pero, ¡en fin!, me lo pasé tan bien. Me encanta de los festivales que puedes ver un poco de esto y de lo otro, que hay ratos para tirarse en el césped y momentos de darlo todo frente al escenario. Hubo muy buen ambiente, la organización no lo hizo mal (pese a lo que diga la gente) y pude ver grupos que no esperaba tener nunca delante. ¿Ejemplos? Sí, claro: System of a Down (¡alucinen! Y cómo suenan en directo), Linkin Park (habría preferido no verlos, la verdad), Gojira (espectaculares), Mastodon (de los mejores directos), Five Finger Death Punch (geniales), Opeth (distintos y muy interesantes), In Flames (muy bien), Iced Earth (muy bien)... Ah, sí, y mis predilectos: Apocalyptica; vinieron con una versión breve de su gira de veinte aniversario del álbum con el que lo cambiaron todo, y con el cuarto cello: Antero, sobrio y excelente. Apocalyptica en directo es una de mis cosas favoritas de la vida.
Estoy que me muero por saber qué va a acarrear el Download de 2018.


Música

Temas que me han acompañado este mes:

-The only high de The Veronicas. Estas mujeres cada día lo hacen mejor y no puedo estar más orgullosa de ellas:


-Lonely de SISTAR. Nunca pensé que me lo tomaría tan bien el día que mis chicas de SISTAR decidieran separarse, pero han hecho las cosas de la mejor manera hasta el final: sacando una nueva canción, promocionándola en televisión y explicando que la vida, sencillamente, cambia; que hay que perseguir las metas y que a veces esto pasa por dejar de trabajar con las personas que hemos tenido a nuestro lado durante mucho tiempo. Lonely es una buena canción para despedirse y yo tengo muchas ganas de apoyarlas hagan lo que hagan a partir de ahora.


-Hearts at war de HIM. Ha sido el mes de HIM, de volver a canciones que hacía años que no escuchaba, de llorar de nuevo con toda su discografía. Y, como veis, de enamorarse de temas que nunca se habían encontrado entre mis favoritos. Tal es el caso de Hearts at war, que he redescubierto y me ha emocionado más que nunca. Poesía, poesía, poesía.


-Aerials de System of a Down. Ver a esta gente en concierto es una de esas cosas que nunca pensé que ocurrirían. Aunque a día de hoy sigo más a Serj en solitario, su directo fue impresionante y demostraron por qué están donde están. Tocaron su repertorio más conocido y no dejaron espinitas pendientes. Quizá una de las canciones que más me hayan emocionado siempre, y que también lo hizo ese día, sea Aerials (el bajo, la guitarra, esa(s) voz(es) maravillosa(s) y una letra que habla de todos nosotros); y a ella he recurrido mucho este mes.



En fin, ¡creo que no me dejo nada demasiado importante! Espero poder leer y ver mucho más en julio. Lo que pienso hacer, seguro, es descansar como no he podido hacerlo hasta ahora. Si me dejan, claro.

¡Sed felices!

2 comentarios:

Renaissance dijo...

Coherence me gustó mucho. Es un planteamiento de ciencia ficción muy distinto, donde la idea de entrar en un universo paralelo no es el manido “¿y si los nazis hubieran ganado la guerra?”, sino “¿y si hubiera tomado una decisión diferente?”. Los personajes son muy similares en su forma de ser, y las variaciones vienen dadas más bien por las elecciones que han generado las distintas realidades. Es un poco la idea de encontrarse a uno mismo. Y no gustarse. O tenerse envidia.

Wonder Woman me está llamando la atención también por las buenas críticas que estoy escuchando. Además lo de ambientarlo en una época distinta (como pasó con la primera del Capitán América) le da puntos.

Kaoru dijo...

Pues, precisamente, he visto alguna crítica que dice que Wonder Woman se parece demasiado a la primera del Capitán América; yo soy más de Marvel, sin embargo no he visto esa peli, así que no puedo opinar.

~House of the silent~ © 2014