lunes, 9 de noviembre de 2009

HOME, salvemos nuestro hogar

lunes, 9 de noviembre de 2009



Lo que dejo a continuación es un comentario que tuve que hacer para la universidad sobre esta película que a mí, personalmente, me encanta y me parece magnífica.



Proclamando, por medio de un título escueto pero conciso, la moral y la intencionalidad del mismo, el documental HOME nos ofrece una clara contraposición no sólo entre el augurado futuro apocalíptico y el presente esperanzador, sino también entre la genialidad y la monstruosidad del ser humano. Es un documental sobre el planeta, sobre el futuro, sobre el calentamiento global, pero, por encima de todo, es una historia sobre el ser humano y su papel en la Tierra.

Personalmente, considero que la calidad de este documental lo convierte en uno de los mejores que se han hecho en relación con el cambio climático. La calidad de las imágenes tomadas a vista de pájaro, la música tranquila y la voz serena de la narradora dotan a la cinta de una belleza asombrosa, pero lo más destacable, desde mi punto de vista, sería lo directo que es el mensaje que transmite. En esta película se nos habla de tú a tú, de persona a persona, y se nos comunican con absoluta calma y pragmatismo las principales señales que en el mundo podemos encontrar del daño que le estamos causando a la naturaleza.

Es significativo mencionar el hecho de que una de las primeras frases que podemos escuchar nos recuerda que hace cuatro mil millones de años que existe la vida en el planeta, mientras que el ser humano lleva solamente doscientos mil años en él. A pesar de ello, de lo joven que es nuestra especie en comparación con la longevidad del planeta, el hombre es el ser más revolucionario que jamás haya existido, con todas sus consecuencias positivas y negativas. Nosotros, las personas, somos a ojos de esta película tan extraordinarios como monstruosos, pues hemos creado las maravillas más asombrosas, pero también hemos alterado de forma definitiva el equilibrio de todos los elementos que componen el gigantesco ecosistema de la Tierra. Lo más inquietante de todo es que, en tan sólo sesenta años, hemos modificado el planeta más que en los doscientos mil años que llevamos habitándola.

También desde el aire se nos enseñan los grandes emblemas del mundo contemporáneo: los rascacielos de Dubai, el mar de luces de Los Angeles, los neones de Tokyo, las infraestructuras de Shangai. Se trata de grandes maravillas del hombre, de auténticos desafíos a la naturaleza y de obras de arte que ninguna otra criatura que exista podría emular; sin embargo, son también resultado de la explotación de recursos naturales finitos, y serán, si no actuamos pronto, el símbolo de la reducción de la biodiversidad, del derretimiento de los polos, del aumento del nivel del mar...

Se nos recalcan en el documental, asimismo, las diferencias causadas por la riqueza económica: el 20% de la población consume el 80% de los recursos. Somos responsables no sólo de la contaminación, de la sequía creciente de los ríos y de la desaparición de recursos agotables, sino también de que la mayor parte de nuestra especie viva en condiciones infrahumanas.

El video es una exaltación de la belleza del mundo y también una advertencia, por medio de argumentos tanto dantescos como tranquilizadores, de que necesitamos actuar, adoptar nuevos hábitos de consumo, emplear energías renovables. Todos y cada uno de nosotros podemos aportar nuestro pequeño granito de arena y todos podemos cambiar el curso de las cosas. Es nuestra responsabilidad conservar lo que todavía no hemos destruido, así como educar a las nuevas generaciones en todos los valores mencionados. Éste es el objetivo principal de HOME: concienciarnos, convencernos, hacer que nos sintamos obligados a tomar medidas.


HOME reúne, a mi entender, los requisitos fundamentales para concienciar a todo el que lo vea de lo que está sucediendo, y los valores que maneja son universales. Me resulta de especial relevancia uno de los últimos enunciados que pronuncia la voz narradora: “Es demasiado tarde para ser pesimistas”. Necesitamos actuar desde este preciso instante y no perder más tiempo, necesitamos cambiar el curso de la historia y firmar un tratado de paz con la Tierra.


Ojalá este mensaje sea escuchado, comprendido y tenido en cuenta.



Para los interesados, la película está entera en youtube.com/watch?v=SWRHxh6XepM, en español, y puede verse de forma gratuita, ya que se ha realizado sin ánimo de lucro, con la sola intención de concienciarnos sobre lo que debemos proteger desde este mismo instante.
Os dejo el trailer:


No hay comentarios:

~House of the silent~ © 2014