viernes, 19 de febrero de 2010

El oro que quiso ser plata... o la seriedad de Vancouver

viernes, 19 de febrero de 2010
El día 12 de febrero, antes del comienzo oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver, Nodar Kumaritashvili, de 21 años de edad, se mató durante un entrenamiento de trineo en una pista. Los propios atletas avisaron de que aquella pista era muy peligrosa. En palabras de Tony Benshoof: "Cuando entré por primera vez en esta pista pensé que alguien se iba a matar".
No quiero hablar de esto ni comparar algo tan serio como la vida de un chico con todo un futuro por delante, con una medalla de plata, pero, ¿se puede esperar seriedad en unos Juegos inaugurados por una muerte a causa de las pobres medidas de seguridad?

Adoro los Juegos Olímpicos. A pesar de no seguir nunca ningún deporte (salvo el tenis de vez en cuando), cuando se inauguran unos Juegos Olímpicos puedo pasarme horas delante del televisor admirando las cualidades y el esfuerzo de esas personas que están ahí peleando por ver su trabajo reconocido. Me encanta ver su alegría cuando llegan al objetivo.
Pero hay algo que me apasiona infinitamente más, y por lo que espero con ansia competiciones y Juegos Olímpicos de Invierno, y que me mantiene ensimismada y fascinada cada vez que lo contemplo: el patinaje artístico, esa maravillosa disciplina que hace que algunas personas con un don dancen sobre el hielo como mariposas junto a la luz. Es una de las cosas más bonitas del mundo.
No sé cómo lo hago, pero siempre me entero tarde de las competiciones y me pierdo la mitad. Quizá estoy a demasiadas cosas. El caso es que únicamente cuando hay Juegos puedo estar preparada a tiempo para no perderme un solo minuto, y devoro con ganas cada actuación. Esta vez, en estos Juegos, tenía un motivo de peso para estar incluso más atenta: mi patinador favorito, el rey del hielo, Evgeni Plushenko, regresaba tras más de tres años (ya volvió para el europeo, pero, o no lo transmitieron en España, o me lo perdí) para hacerse con la medalla de oro. Él es así, va a ganar o no va. Y por eso ha conseguido tantos reconocimientos, y por eso lo admiro a rabiar. Es un triunfador. No se conforma con el 9 si puede llegar al 10. Y a estos Juegos iba a ganar. "'Sólo serás un verdadero héroe si ganas dos veces los Juegos Olímpicos', me dijo mi mujer", explicó él mismo.

El programa corto fue espectacular. Hubo un nivel muy alto, todos lo hicieron genial y, sinceramente, a pesar de lo cansada que estaba tras varias horas pegada a la pantalla, me emocioné una y otra vez. Pero siempre hay una llama que sobresale entre las otras, una luna entre las estrellas, un as para matar el tres. Y ahí estaba, con su arte, con su seguridad, con su gracilidad, con su perfección, dejando a todo el mundo con ese dulce sabor de boca con el que nos agasaja siempre. Fascinándonos, una vez más. Fue maravilloso.

Cuando me levanté esta mañana y vi al señor Evan Lysacek, estadounidense, con la medalla de oro al cuello, me quedé de piedra. Es bueno, no digo que no lo sea, y, tanto en el programa corto como en la final de esta madrugada estuvo brillante. Ningún fallo. A nivel técnico, perfecto. Me parece loable, creo que tiene muchísimo mérito y que se merece un reconocimiento. ¿Pero un oro? ¿Teniendo a Plushenko como oponente? ¿En base a qué? Lo siento, pero no.
Este señor puede haberlo hecho muy bien de acuerdo con su programa, impecable, sin errores. Plushenko puede haber tenido algún movimiento perfeccionable, puede no haber estado al 100%, puede que no se haya ceñido a los nuevos criterios de puntuación, puede que le haya concedido poca importancia a las transiciones. ¿Pero no se tiene en cuenta la dificultad de los ejercicios realizados? Porque Lysacek realizó un programa que oye, claro que es difícil, pero ni la mitad que el de Plushenko. ¿Eso no se valora? ¿Y a nivel artístico? Que yo sepa, una buena parte de la nota implica la capacidad del deportista de transmitir, la empatía con el espectador, la interpretación. Si alguien ha visto algo de interpretación en el programa del americano, por favor, que me diga en qué segundo, porque a mí me parece frío, inexpresivo y, sobre todo, muy parco. Plushenko es poesía. Te emociona, te hace sentir, te transporta a un mundo diferente. Eso lo hizo bien esta noche, como todas las otras veces. Pues bien, a Lysacek le dieron un 8'40 en interpretación y a Plushenko, un 8'75.
Por 21 centésimas se ha llevado el oro el americano, y yo me pregunto, ¿se merecía tal reconocimiento? Lo siento, pero no.
Cualquiera que lo vea actuar a él y que vea actuar a Plushenko, entienda o no de patinaje, sólo por sensibilidad, no tendrá ninguna duda de quién está en su elemento. De hecho, pienso que Takahashi (si no hubiera tenido esa caída), Lambiel y algún otro se habrían merecido más la medalla.

Se habla por ahí de tongo, de robo, de muchas cosas (también he encontrado un foro en el que odian a Plushenko y se alegran de que no haya ganado, ¿eh? xD). Yo creo que, en parte, se habla con razón. Si la victoria estaba entre estos dos patinadores y ha ganado el que ha ganado, algo no va bien. De nuevo, ¿se podía esperar seriedad en Vancouver? Hasta se me han quitado las ganas de ver la categoría femenina.

Yo os digo una cosa: la medalla no es más que eso, un trozo de metal y unos cuantos aplausos. El arte es algo que se lleva en la sangre, que fluye sólo dentro de unos pocos. Y Plushenko, querido, eres un héroe, y, por enésima vez, lo has demostrado. Gracias por enamorarme cada vez que sales a la pista.

http://www.rtve.es/rss/videos/deportes/TE_SPATIJJ.xml

P.D.: Toda esta parrafada es mi opinión como espectadora que poco entiende de los aspectos técnicos, pero que lleva muchos años viendo competiciones y sabe apreciar a un artista que está haciendo algo hermoso y transmitiendo lo que la música evoca.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy fácil hablar como fan de una un atleta siemre queremos ver lo bueno y no lo malo de los mismos... Usted ha criticado la seriedad del evento de Vancouver; nadie puede negar que se han visto opacados por la tragedia inesperada de un atleta; pero este no es el punto.

La final del patinaje artistico, he de retomar la primera final y es la final por parejas, si se trata de transmitir emociones, conectarse con el público, los jueces cometieron el primer gran error de patinaje pues la pareja alemana transmite eso de lo que usted habla cuando escribe de plushenko y solo les basto para una bronce. quedando china en primer lugar siendo que a mi y como puede ser el caso de muchos otros no transmitieon nada. (Primer grave error de los jueces).

Entremos a la final varonil, en el programa corto Plushenko salio a dar el todo por el todo como es su costumbre, pero algo paso con plushenko en el programa libre no estuvo impresionate como suele ser su costumbre, salvo del triple axel de una caida evidente, no estaba fino en los aterrizajes de los saltos, su secuencia de pasos no fue tan espectacular como en el programa corto, como en los campeonatos europeos, o como en los olimpicos de TURIN,incluso termino su programa antes que lo hiciera la musica.

Si se tuviera que elegir a un Campeón olimpico por lo el grado de dificultad del mismo entonces el ganador indiscutible tiene que ser LAMBIEL, la razón es muy sencilla, fue el único patinador que presento dos cuadruples en su programa largo,(situación que Plushenko estuvo diciendo que haria en la final de VANCOVER, antes de la inaguracion de los mismos), no lo hizo, pero llego a CANADA con aires de grandeza y de realeza tiene muchos motivos para comportarse de esa manera sus credenciales deportivas hablan por si solas...y muy pocos o casi nadie o mejor dicho nadie puede compararse con ello.

Se puede hablar de robo, se puede custionar si el resultado fue justo o no, que si los jueces esto o aquello, pero lo cierto es que NADIE ROBO A PLUSHENKO EL PERDIO EL ORO...de que favorecieron al patinador local es obvio pero eso sucede en todos los eventos y la referencia mas cercana la tenemos en beijin 2008 en gimnasia artistica los jueces calificaron muy alto a los competidores chinos.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Lo primero, gracias por pasarte, por leer y por molestarte en opinar.
Estoy de acuerdo contigo en que Plushenko no hizo su mejor programa ni de lejos, tuvo fallos y podría haber dado mucho más de sí, como ha hecho otras veces. Pero eso no me hace cambiar de opinión. Lo que estoy diciendo es que, si había que elegir ganador entre Plushenko y Lysacek, sigo eligiendo mil veces a Plushenko. A mí Lysacek no me transmite nada. Puede hacerlo perfecto y por supuesto que es admirable, pero me parece una máquina que actúa de forma mecánica. No me llega, no me emociona, no me gusta verlo. Hizo un gran programa y le salió perfecto, pero Plushenko, con sus fallos, sigue gustándome mil veces más.
Vale, soy fan y no soy objetiva, en eso te doy la razón. Pero por algo me hice fan ;)

En la competición de parejas, a mí tampoco me gustaron especialmente los ganadores. La pareja alemana era mucho más intensa y, de hecho, la pareja china que quedó en segundo lugar también me gustó mucho más que los ganadores. Pero no soy tan aficionada al patinaje por parejas como lo soy al individual, por eso no he hablado de ello.

Yo también creo que Plushenko perdió el oro (quizá tuvo demasiada presión), no te equivoques. Pero en todo caso debía ser de Lambiel o de algún otro. No de Lysacek. Y lo que digo es que, si la cosa estaba entre Lysacek y él, lo siento por el americano, pero no está a la altura.
¿Plushenko tiene aires de grandeza? Creo que no habría conseguido ni la mitad de logros si no estuviera seguro de sí mismo. Como él mismo dice, compite con todo su ser, pero antes la pelea va consigo mismo, y sólo cuando sale victorioso se enfrenta con los demás. Tiene razones para ir a por todas y para creer en sus posibilidades.

Es sólo mi opinión, subjetiva quizá, y respeto la tuya.

Gracias de nuevo.

~House of the silent~ © 2014