martes, 29 de junio de 2010

Falsos culpables

martes, 29 de junio de 2010

He visto cien mil veces Kill Bill, adoro la saga Final Fantasy, me gusta un montón Death Note y, amigos... ¡todavía no he matado a nadie! ¿Soy un alien?
Y es que ha sucedido una vez más, se ha producido un espeluznante asesinato y la culpa, cómo no, tenía que ser de un manga, o de un videojuego, o de una película. Y es que son peligrosísimos, capaces de convertir a cualquiera en un psicópata.

En abril del año 2000, un chico llamado José asesinó a sus padres y a su hermana con una katana. La opinión pública y, por supuesto, la rigurosa prensa de nuestro país, no tardaron en atribuir la culpa al videojuego al que el muchacho estaba enganchado, el Final Fantasy VIII.
A los once años de edad, Natsumi, conocida popularmente como Nevada-tan, degolló a su mejor amiga en un aula de su colegio y se paseó llena de sangre a la vista de todos sus compañeros. Era adicta al gore desde que vio Battle Royale.
Hace unos días, la policía de Seúl acusó a cinco adolescentes de secuestrar y matar a una chica de su pandilla y de drenarle la sangre del cuerpo, como habían visto en Detective Conan.

Y ahora vendrán los sensacionalistas que pueblan las televisiones españolas y establecerán un debate donde la conclusión lógica será: vetemos el manga, vetemos los videojuegos, vetemos todo aquello que incluya la violencia porque es malo, porque hace que la gente pierda el control y cometa atrocidades de este tipo.

¿Y si, por una vez, empezamos a buscar las causas reales de esto en vez de escurrir el bulto y achacarle la culpa a algo que nada tiene que ver con los problemas de estas personas? ¿Y si los padres educan a sus hijos? ¿Y si los profesores enseñan algo más que Lengua y Matemáticas? ¿En qué clase de mundo queremos vivir?

1 comentario:

Kazuma Langley dijo...

Sí. Parece que somos muchos los aliens.
Como digo en mi entrada, es muy fácil mirar a los lados y echar la culpa a otros, y si puede ser a anime, manga, o videojuegos, mejor. No sé de donde ha salido esa manía, pero está ahí, y muchos parece que no quieren ver la realidad.
En fin, pues nada, sigamos pensando que es todo culpa de esto, y que la educación de los chicos en cuestión, y el ambiente en el que viven no tiene nada que ver...es vergonzoso.

~House of the silent~ © 2014