viernes, 1 de octubre de 2010

Fox Rain

Qué maravilloso es sentarse a disfrutar de una buena historia. Y, algunas veces, qué triste resulta cuando se termina. Llegué a enamorarme de tal manera de este dorama, que me pasé la mañana llorando al ver el final. Qué entrañables sois, Mi Ho y Dae Woong. Gracias por haberme llegado al corazón.

No hay comentarios: