lunes, 24 de octubre de 2011

Donde los árboles no acaban de entonar del todo bien

lunes, 24 de octubre de 2011



Creo que a estas alturas no queda nadie que no lo sepa, pero soy una gran fan de Laura Gallego, mucho, y me he sentido identificada con su manera de escribir y los temas que abarca en sus obras desde la primera vez que me dejé envolver por sus páginas. La forma que tiene de concebir la fantasía y su visión del ser humano y del mundo me han hecho sentir muy cercana a ella en más de una ocasión, y he sentido una y otra vez que este argumento o aquel trasfondo ya se me habían ocurrido a mí, o que se me podrían haber ocurrido tranquilamente en un futuro. Por eso, cada vez que saca al mercado un nuevo libro me paso los meses anteriores como un perrito al que se le hace la boca agua.

Sin embargo y tras leer Donde los árboles cantan, que apenas lleva un par de semanas en el mercado, creo que no estamos, ni de lejos, ante su mejor obra, y que hay lectores que la están sobrevalorando por el mero hecho de ser de ella. 

Para empezar, y aviso desde ya de que hay spoilers de por medio, el argumento de Donde los árboles cantan es extremadamente simple y arquetípico; homenaje a los cuentos de hadas, sí, pero nada del otro mundo. Es una historia mil veces escrita antes: la de la princesa que deja de lado sus modales y se convierte en un muchachito para salvarse a sí misma y a los suyos. Con sucesos entretenidos y situaciones intencionadamente divertidas (y quizá de esto peca Laura: de ser demasiado obvia cuando quiere arrancar a los lectores una sonrisa), lo cierto es que la novela engancha muchísimo desde el principio y eso tiene un gran mérito, pero a medida que avanza es bastante evidente cuál va a ser el desenlace; creo que todos (al menos los lectores habituales de las obras de Laura) sabíamos desde el principio qué era Uri y qué estaba sucediendo en el bosque. 
Por otro lado, me faltaron muchas cosas en medio de tantas páginas. Las hadas, sin ir más lejos, quedan un poco descolgadas; al principio todo apuntaba a que las leyendas sobre el Bosque erraban, y de pronto resulta que sí que hay seres sobrenaturales, pero apenas se dice nada de ellos y quedan como una anécdota; incluso los árboles tienen poco que decir. También ha habido muchos personajes, a mi entender, malgastados: Robian, Belicia, Lobo (cuando contó la historia de la oreja, me supo a muy poco y me quedé con las ganas de leer algo más interesante), los bárbaros en general (pueblo incivilizado que come y bebe todo el día y sólo sabe de fuerza bruta... sí, en los cuentos todo es blanco o negro, pero no sé...) e incluso el propio Uri, que es la ternura en persona pero cuya relación con Viana no transmite mucho. Mencionar también que he sentido por momentos bastante tirria por el personaje de Viana, una chiquilla que no ve más allá de sus pestañas y no se detiene a contemplar las consecuencias de sus actos, incluso después de haber causado daños irreparables unas cuantas veces. Me habría gustado que, al menos, la muerte absurda de Belicia hubiera marcado la forma de actuar de su amiga y la hubiera vuelto un poco más cauta, pero ni así. Se hace querer, pero en ocasiones la habría estrangulado. 
Como puntos positivos, diré que me encanta el tributo que Laura rinde a los libros de caballerías en los títulos de cada episodio, y que el Gran Bosque es un lugar fascinante que a todos se nos quedará grabado en la memoria. El final es uno de los más bonitos que he leído en mucho tiempo, aun siendo también un tópico en la obra de Laura ese amor irrealizable que perdura a lo largo de la eternidad a pesar de no haber podido apenas evolucionar al modo humano, pero lo cierto es que la relación de Uri y Viana, sinceramente, no se corresponde para mí con ese desenlace tan romántico. Diré que es un buen libro y que sigo adorando a Laura, pero dista mucho de estar entre sus mejores trabajos. Tal vez es sólo que algunas de sus obras me han calado tan hondo, que ahora soy demasiado crítica con ella. Tal vez que no he estado muy receptiva últimamente.
En cualquier caso, su lectura os absorberá desde el primer instante y algunos de sus personajes os engatusarán al momento. Dejaos llevar hasta el Gran Bosque y ya me contaréis.

2 comentarios:

Sandy-marie Blackwood dijo...

I have one book from Laura Gallego! :D

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Really? Which one?

~House of the silent~ © 2014