lunes, 23 de enero de 2012

Mis Nancys

lunes, 23 de enero de 2012
Me permito el lujo de emplear con ellos el posesivo no solamente porque durante un período nada despreciable de tiempo disfruté de su música sola sin saber que a otras personas cercanas también les gustaba, sino porque cuando uno ve a esta gente en concierto y pasa un buen rato con ellos, al final se siente como si fueran parte de la familia. Así son mis Nancys.
Por si a alguien se le está pasando por la cabeza hacer algún comentario al respecto, no, no tocan, son un grupo de playback (los instrumentos; la voz es la de Mario y en los conciertos canta en directo), y no, nadie va a verles esperando tener una revelación musical. Lo cual no significa que las canciones que interpretan sean malas; para nada. 
¿Qué se va buscando, entonces, a un concierto de Nancys Rubias? Habrá quienes, atraídos por el reality de MTV que protagonizó con su mujer, sientan simple curiosidad por conocer a Mario Vaquerizo y por comprobar si es igual en persona que en la pequeña pantalla. Habrá otros que esperen espectáculo y excentricidades. En mi caso, creo que llevo siguiendo a las Nancys el tiempo suficiente como para saber que son lo que son: ganas de vivir, de pasarlo bien, de ir a por todas. Y es que sus canciones, con letras directas y  frecuentemente frívolas, siempre consiguen hacerme feliz, pase lo que pase. Eso significan las Nancys para mí, y eso ha sido lo que me han dado el pasado sábado: una horita y poco de pura diversión sobre el escenario. 
Hacía mucho tiempo que les tenía ganas y la verdad es que, aunque sé que Vigo es una ciudad con la que tienen una relación especial, no esperaba que incluyeran ninguna ciudad gallega en su gira. En cuanto me enteré de que estarían en Churruca, fui con Diana a comprar las entradas, que, por cierto, se agotaron, y la gente que iba a la Sala Mogambo el sábado antes de que empezara la actuación buscando pasar, se fue con las manos vacías (o tal vez no tanto, porque en cuanto terminaron se abrieron las puertas y ellos charlaban y se sacaban fotos con todo el que quería). Quienes conozcáis el local sabréis que el escenario, además de ser pequeñito, apenas tiene medio metro de altura. A nosotras dos nos separaban de él los altavoces, o sea, que prácticamente estábamos allí con ellos. Cuando Mario se subía al altavoz y se echaba hacia delante, lo teníamos literalmente encima; en una de esas ocasiones, le dio por acariciarme la cabeza, y con eso lo digo todo. 
Aunque tengo que reconocer que no hacen que tocan tan bien como aseguran (Juanpe, hijo, las cuerdas están ahí por algo) y que Mario cantaba por encima de su propia voz grabada, las Nancys son glamour en estado puro, sencillamente, e hicieron que me divirtiera muchísimo. La setlist abarcó no solamente temas de su último disco, Ahora o nunca, sino también clásicos de trabajos anteriores, como Maquíllate, Barbie debe morir, Súpertravesti, Nancy Ramone o Adolescencia terminal (su particular versión de Teenage kicks de The Undertones). Me faltó quizá Sangre en la boutique, una de las que más me gustan del nuevo álbum, pero me encantó que sonaran otras como Soy tu enemigo, Burlesqueada, Marina D'Or, Peluquitas o Disco Nancy; y me hizo especial gracia que Marta y Miguel interpretaran Nancy O y Nancy Reagan se lo cuentan todo
Marta es quizá la que más espectáculo creaba si obviamos al señor Mario Vaquerizo, que le habla al público como si hablara con sus colegas y reconoció que no podía evitar tirarse al suelo una y otra vez habiendo en él una alfombra de leopardo. También nos pidió, al final, disculpas por haber desafinado un poco, y dedicó alguna canción a la también presente Silvia Superstar, comentando que Vigo tendría que fastidiarse porque él la tiene retenida en Madrid y no piensa dejarla volver a Galicia. 

Después del concierto (y sí, he preferido obviar a los teloneros, pero si tenéis mucha curiosidad teclead "Alféizar" en YouTube) tardaron un ratito en empezar a salir, pero cuando lo hicieron, a cuentagotas, fueron absolutamente cercanos a la gente, y no se sacó fotos con ellos el que no quiso, porque, unos más solicitados que otros, todos estaban dispuestos a relacionarse con sus fans. Yo iba a por Juanpe (Nancy Travesti), lo tenía clarísimo porque con Mario ya tengo una foto sacada hace dos años a la puerta de El Fabuloso (el local de Silvia Superstar en Madrid) y bueno, él era y sigue siendo mi favorito (aunque salga fatal en las fotos, y juro que no estaba borracho y que en realidad es más bonito), lo adoro. Me dio la sensación de ser el más tímido de ellos, y aunque Miguel (Nancy Reagan) también lo parece sobre el escenario, después fue encantador con nosotras, nos dio las gracias por haber ido, por haber estado en primera fila, y nos preguntó si lo habían hecho bien y si nos habíamos divertido; gana muchísimo en persona, muy guapo y muy simpático. En cuanto a los hermanos Vaquerizo, creo que lo de ser cariñosos les debe de ir en la sangre, porque de Mario ya se sabe, pero Marta también me plantó un beso así porque sí (yo encantada). Y Mario... de Mario se dicen muchas cosas últimamente y pocas de ellas son verdad. Yo lo he visto dos veces, antes y después del reality, y para mí nada ha cambiado; es como es, como se le ve: natural, encantador, divertidísimo y, sobre todo, una de las personas más educadas que he conocido. 
Tras salir del Mogambo, Diana y yo nos fuimos a tomar un café, casualmente al mismo sitio donde ellos estaban cenando, y los vimos atender a varios fans mientras lo hacían y sacarse fotos sin poner una pega o una cara larga. Luego, cuando nos levantamos para irnos, Mario nos dio las gracias por haber ido al concierto y nos deseó que pasáramos buena noche. Así que puede gustaros más o menos, podéis estar más o menos de acuerdo con las cosas que dice, pero os aseguro que a pocas personas encontraréis tan respetuosas y amables. 

En definitiva, fue una noche estupenda y me quedan muchas ganas de volver a verles, de volver a bailar, cantar y reírme con ellos. Mis Nancys son divinidad absoluta.

5 comentarios:

Sandy-marie Blackwood dijo...

Is this a spanish band? :3

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Yep, but it's a playback band haha, they don't play at all (only the singer puts his actual voice), it's a just-for-fun band but I really like it and it's quite popular here because the singer's married to a well-known Spanish singer.

Sandy-marie Blackwood dijo...

Aah! okay :D
Pretty cool^^

Sandy-marie Blackwood dijo...

I hope you havent send any comments at poupee, i'm too lazy even to check them lol

Kaoru Himura-Takarai dijo...

I haven't, I'm becoming lazy too. XD

~House of the silent~ © 2014