jueves, 11 de octubre de 2012

Tiempo y silencio

jueves, 11 de octubre de 2012
¿Os acordáis de El Conde de Montecristo? Sí, hombre, aquel libro gruesísimo que Alejandro Dumas padre escribió tan sólo un año después de Los tres mosqueteros. Si la novela no ha caído en vuestras manos, estoy convencida de que al menos habréis visto alguna vez el trasero del sempiterno Gérard Depardieu encarnando a su protagonista, Edmond Dantès. 
Pues bien, Revenge, la serie de televisión de la que hoy os vengo a hablar, está directamente inspirada en la obra del francés, sólo que transcurre en Los Hamptons de Nueva York, lugar de vacaciones del pijerío más célebre de los Estados Unidos, y tiene ciertos aires de culebrón. Pero que esto no os despiste: estamos ante una serie mejor que buena.
En lugar del marinero Dantès, Revenge nos presenta a la joven Emily Thorne, que alquila una preciosa vivienda situada ni más ni menos que frente a la mansión de los Grayson, una de las familias más célebres y poderosas del país, que además esconde un terrible secreto: cuando Emily (que en realidad es Amanda Clarke) contaba sólo nueve años, utilizaron a su padre, David, como cabeza de turco en un atentado terrorista que les costó la vida a todos los pasajeros de un avión comercial. David fue encarcelado hasta morir en prisión y Amanda, separada de él para siempre. Bajo un nuevo nombre y con el firme propósito de engatusar al primogénito de los Grayson, Amanda regresa a su antigua casa para vengarse de quienes le destrozaron la vida.
Hace mucho tiempo que tenía esta serie en mi lista de pendientes y me alegro de haber decidido verla, porque francamente vale la pena. Con una narración trepidante y cargada de tensión (muchos de sus episodios son cíclicos, y de hecho no comprenderemos los primeros minutos de la serie hasta llevar más de catorce horas viéndola), enseguida engancha y coloca al espectador del cuestionable lado de Emily, que no siempre tiene en cuenta los daños colaterales de sus acciones, pero que no es peor que la mayoría de los personajes con los que se relaciona. Ayudada por el multimillonario Nolan Ross, experto en nuevas tecnologías, Emily va localizando a todas y cada una de las personas que contribuyeron a hundir a su padre, y mueve los hilos necesarios para acabar con ellas; hilos que, por otra parte, se ha molestado en ir entrelazando durante varios años al tiempo que estudiaba a sus enemigos.
Las interpretaciones son estupendas, especialmente la de la gran Madeleine Stowe, que da vida a la "reina" Victoria Grayson, mala malísima por derecho y mérito propios. Emily VanCamp también deja buen sabor de boca, y asimismo convencen Henry Czerny y Gabriel Mann. Personalmente, he de destacar la presencia recurrente de mi queridísimo Hiroyuki Sanada en el papel de Takeda, maestro al más puro estilo Kill Bill (desgraciadamente para mí, en la segunda temporada Takeda es interpretado por otro actor).
Enganchan los personajes, todos ellos bien caracterizados y diferenciados, desde la ambiciosa Ashley hasta los honradísimos hermanos Porter, que, entre tanto vecino traicionero y ambivalente, representan la bondad y devuelven a Amanda a su vida antes de la tragedia; a ellos los acompaña Sammy, el labrador que David le regaló a su hija cuando era una niña. Destaca a mis ojos, y no puedo negarlo, el maravilloso Nolan, encantadoramente vulnerable y tierno, si bien considero que todavía tiene muchos secretos guardados. Enamoran las relaciones, las miradas y las palabras verdaderas en medio de todas las mentiras.
Es verdad que por momentos se nota que la temporada primera iba a tener la mitad de los episodios de que ha acabado constando, pues la misma historia podría haberse narrado de forma más breve, pero esto no implica que aburra ni canse; no lo hace en ningún momento. Al contrario, te tiene mordiéndote las uñas a la espera de una nueva entrega, deseando avanzar más en las investigaciones de Emily y esperando que su vendetta se vea cumplida. 
Ahora me tocará aguardar semana tras semana mientras la segunda temporada se emite en Estados Unidos, y creo que cada pequeña espera será más dura que la anterior; pero estoy convencida de que valdrá la pena. Os la recomiendo a todos, aunque a priori no sea el tipo de historia que os cautiva (tampoco se parece en nada al resto de series que yo veo). Os apasionará, y prueba de ello son los cuatro minutos finales de la primera temporada, empapados en las notas de Seven devils de Florence + The Machine: sencillamente impresionantes. (Ojo, no veáis el vídeo si no queréis que os destripe nada).

4 comentarios:

Sandy-marie Blackwood dijo...

What movie/series is the pic? :oo
I just understood from the text Alexandre Dumas, Three Musketeers and that Gerard Depardieu has played Edmond Dantes (I actually didnt like the Count of Monte Cristo series with Depardieu, it was so different from the book). xD

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Yes, you're right and I also prefer the book. I was just stating that many people have seen the movies instead of reading the loooong novel. ^^
The pic is from this American show called Revenge, which is based on the book as well, but in a modern way. I really like it!!

Sandy-marie Blackwood dijo...

Yeah that's true! So many doesn't even know theyre based on a book! :oo

Aah! I must watch that series sometime.^^

Renaissance dijo...

De Revenge me han hablado bastante bien, aunque no tengo pensado verla por no ser el estilo de serie que me gusta (no hay cabinas para viajar en el tiempo, ni humor marciano, ni monstruos...Sí, tengo unos gustos un poco limitados), pero me ha sorprendido que se fueran a basar en Dumas para la historia ...¡algún día tendré que leerme las andanzas del Señor Dantes!

~House of the silent~ © 2014