lunes, 5 de enero de 2015

Inspiring people

lunes, 5 de enero de 2015

Siempre empiezo el año con mucha fuerza, con propósitos sólidos por los que quiero trabajar y con energía para hacerlo. Después, el globo se va desinflando, como supongo que le ocurre a todo el mundo. Pero lo importante, a pesar de lo que muchos creen, es que nos hemos propuesto metas, sean a corto o a largo plazo, y eso es lo que nos mantiene en pie. Si no tuviera mil y un objetivos imposibles, sé que nunca llegaría a cumplir ni el más tonto de ellos. 
Cuando me desanimo o me siento demasiado cansada como para ver con nitidez a través de la neblina de los problemas y distracciones, hay ciertas personas a las que recurro. Ya hace tiempo que vengo recopilando en Pinterest los rostros y nombres de todos esos que, en un momento o durante toda mi vida, me han empujado hacia delante sin saberlo.
Hoy vengo a homenajear solamente a unos pocos, quizá los que me animan más a menudo o los que me aportan más ganas de soñar y volar. Me he dejado fuera a muchísima gente que lo significa todo para mí y les pido perdón; para otra posible entrega, os aseguro que ahí estaréis. También debería hacer algún tipo de lista de personajes ficticios que me lo han enseñado todo; increíble lo que una creación ajena puede hacer por uno...

-Sophie Tweed-Simmons


Curioso, siendo como soy una gran seguidora de KISS, que incluya en esta lista a Sophie y no a su padre, Gene Simmons; si algo me queda claro cada vez que esta chica hace o dice alguna cosa, es que tiene unos padres que le han inculcado lo más importante que se le puede enseñar a un hijo: a quererse a sí mismo, tal y como es, y a respetar a los demás. Si bien Gene ha tenido un 2014 lleno de palos mediáticos (yo lo admiro precisamente porque dice las cosas como las piensa sin miedo a lo que pueda opinar al respecto el resto del mundo; además, estoy de acuerdo con muchas de sus declaraciones, por las que se lo ha demonizado injustamente), Sophie ha heredado de él esa capacidad para hablar claro. Humilde, trabajadora, altruista, inteligente y preciosa, no se ha visto para nada afectada por la fama (durante muchos años, la familia convivió con las cámaras para su propio reality show) ni por el dinero, y tiene los pies muy bien plantados en el suelo. 
Un modelo a seguir para mí (pese a que soy mayor que ella) y para todos esos adolescentes que se ven bombardeados por imágenes de cuerpos supuestamente ideales.

"Fui una niña gordita y me he convertido en una chica con curvas. Tengo celulitis, estrías y pecas, y  eso no me causa ningún problema. Me gusta comer galletas y me gusta la comida; hago ejercicio, pero no me quiero suicidar. No uso una talla 34, uso una 40 y a veces una 42, y me siento bien así. Mi familia me ha enseñado a sentirme cómoda en mi cuerpo y a comprar ropa que me siente bien en vez de adaptarme yo a la ropa. Me parece muy triste que haya tantas chicas dispuestas a cambiar para ajustarse a la idea de la mujer perfecta".

-Johnny Weir


Johnny Weir es una persona que atrae admiración y críticas a partes iguales. Tal vez el patinador con más talento de su generación, fue un chico rebelde que causó problemas a su federación y entrenadores casi desde el principio. El resultado de ese sinfín de desencuentros fue que acabó desencorsetándose del mundo del patinaje de competición, que, pese a lo que pueda parecer, es terriblemente conservador en algunos aspectos. 
Es uno de los ejemplos más visibles de la persona tímida y asustada que un día alza el vuelo y decide que ya no tiene ningún miedo a mostrarse como es. Puede que muchas de sus decisiones hayan sido egoístas y no siempre haya actuado de la mejor manera posible, pero lo que admiro de él es, precisamente, que ha sido tan valiente como para desafiar a quien le podría haber hecho mucho daño y salir airoso.

"La gente es muy mala. Me encanta cuando una mujer me llama chica a modo de insulto; las mujeres son lo mejor. Podéis insultarme, podéis quererme: seguiré siendo yo. Cuando etiquetas a las personas, omites mucho de lo que son. Es absurdo, no es real. Las etiquetas son innecesarias. Lo que quiero decir es que me gustaría que la gente reaccionara a quién soy, no a qué soy. La masculinidad es lo que cada uno quiere que sea; los conceptos de masculino y femenino están muy anticuados. Hay toda una nueva generación de gente que no se siente definida por su sexo, raza o con quién les gusta acostarse. Si hay una persona, un niño que se siente aislado, que al verme se da cuenta de que ser quien eres y recorrer tu propio camino está bien, entonces todo aquello por lo que he pasado ha valido la pena".

-Iman


A Iman, supermodelo de origen somalí casada desde hace más de veinte años con David Bowie, la considero una de las personas más íntegras del mundo del entretenimiento. Seguirla en Instagram es sinónimo de encontrar verdades como catedrales en tu timeline día tras día. Amante de la elegancia y el humor, es también una firme defensora de la importancia de quererse uno mismo, esforzarse y deshacerse de todo lo negativo.

"Mi madre solía decir que tienes que perdonarte a ti misma. Tienes que tratarte bien. A mis 57 años, intento recordarme esto cada día. Todos cometemos errores y no por ello podemos destrozarnos. Todos llevamos dentro un crítico que dice: 'No eres suficiente', pero tenemos que perdonarnos. Si cometes un error, sigue adelante, pasa página. Quiero abrir un diálogo para que se hable de estas cosas, para que podamos definir nuestra belleza y estar contentos con nosotros mismos. Tenemos que querernos para que los otros lo puedan hacer. Las mujeres deberían celebrar su belleza natural en vez de tratar de cambiar".

-Ian Somerhalder


Además de sex symbol de varias generaciones de adolescentes y no tan adolescentes, Ian Somerhalder es una persona muy interesante. Como muchas otras personas, utiliza su popularidad en favor de las causas en las que cree. Todo su trabajo de cara a la sostenibilidad y a la preservación de los recursos naturales lo lleva a cabo a través de su propia ONG, ISFoundation. Es una de las personas que más me motivan a tratar de llevar una vida cada vez más respetuosa con el medio ambiente y el resto de criaturas vivas. Su discurso es apasionado, la clase de palabras que sólo surgen de un amor profundo por la Tierra.

"No podemos avanzar como sociedad, como personas, si no tenemos compasión. Llevar un modo de vida verde no comienza con acciones verdes: hay que cambiar de forma de pensar. Sólo así te das cuenta de que cada una de tus elecciones es un voto a favor o en contra del mundo en el que quieres vivir. Nosotros somos el medio ambiente. El mundo no es más que un proceso biológico; los árboles son nuestros pulmones, la cuenca del Amazonas es un sistema cardiovascular: no hay ninguna diferencia entre los corales y árboles y nuestros pulmones. Cuando destruimos el entorno, nos estamos destruyendo a nosotros mismos".

-Amanda Palmer


Al igual que Johnny Weir, Amanda tiene muchos admiradores y muchos detractores. Es una persona polémica que no tiene pelos en la lengua y se atreve a hablar de cualquier tema, por tabú que sea, y expresar su punto de vista de forma tajante. No estoy de acuerdo con todo lo que dice o hace, pero hay algo que valoro muchísimo de ella (lo mismo que me pasaba con Gene Simmons; no creo que le hiciera mucha gracia que la comparara con él, pero es así): su honestidad. Para bien o para mal, lleva su verdad por delante y se enfrenta al mundo con un humor casi negro y una abierta defensa del derecho de todo el mundo a hacer lo que le venga en gana con su cuerpo.
Embajadora de toda una nueva forma de concebir y vender el arte, ha creado una comunidad online en la que permite a cuantos forman parte de ella hablar y expresarse. 

"Creo que soy una adicta a la sinceridad desde mucho antes de haber empezado mi carrera musical. Fui una adolescente horrible: me esforzaba por que los demás se sintieran incómodos revelando detalles personales. Siempre me ha fascinado la idea de estas extrañas barreras que nos ponemos entre lo que hacemos y lo que no mostramos. Los ideales de belleza son algo muy extraño. Nuestra meta es la libertad absoluta, no reglas nuevas. Haz lo que sientas y no te disculpes. Mi principal meta es no llegar a sentir nunca que me estoy definiendo de forma estricta: en cuanto me etiqueto como algo (artista, feminista, compositora), siento que me estoy metiendo en una caja".

-Brent Smith


Brent es una de las personas que más admiro. Le conocí como cantante de Shinedown y me enamoró esa voz portentosa que tiene. Después me detuve a escuchar la música del grupo, sus letras, y me quedé enganchada. Si algo me vuelve loca de Shinedown es esa inyección de honestidad con la que entienden la música y la vida, y Brent ha pasado por cosas tan difíciles como una fuerte adicción a la cocaína que marcó una buena parte de la historia de la banda; después empezó a quererse a sí mismo y se convirtió en un tío incluso más genial. Ardiente defensor de la integridad, el respeto y el rock'n'roll, cada día aprendo un poquito más de él.

"El dolor es un regalo, al menos para mí; todo aquello que trate de hacerte desmoronar, que haga daño, debes usarlo como gasolina, para hacerte más fuerte. A veces la gente parece estar programada para ser débil, para poner la otra mejilla porque es la opción más pacífica; pero a veces hay que pelear y defenderse, es así. Lo que mi padre me enseñó es que a veces nos toca afrontar situaciones en las que no queremos hacer algo, pero no podemos dejar que nos pisoteen. Mi hijo me salvó de mi vanidad y me hizo entender que no me estaba haciendo daño solamente a mí, sino que soy responsable de toda la gente que me ha apoyado, de mi hijo y de mi grupo. Me gustan muchos estilos de música diferentes, pero básicamente busco que sea directa, sin miedo; quiero creerme lo que me cantas".

-Hizumi


No hay nada en este hombre que no sea digno de admirar. Quizá no sea tan sencillo de explicar como en los casos anteriores porque pertenece a un grupo de música japonés, D'espairsRay, y la información que nos llega de este tipo de bandas más underground siempre ha sido limitada. 
Sin embargo, y sin entrar en lo grande que es como letrista y cantante y la fuerza que siempre me ha infundido su música, sí que es fácil de entender el hecho: llegado cierto punto de su carrera y en un momento en que estaba muy bien con el grupo, algo sucede y empieza a tener molestias al cantar. Va pasando el tiempo y ningún médico es capaz de dar con el problema; lo que está claro es que no va a poder seguir cantando. El grupo, a regañadientes, se ve obligado a separarse, incluso se plantean si dejar la música por completo. Y entonces Hizumi encuentra una salida: sigue queriendo cantar y volver con su grupo, pero, mientras tanto, retoma una afición que había dejado atrás hace años y recurre a sus contactos para que le vayan ofreciendo pequeños trabajillos: el diseño de un logo aquí, merchandising allá... Y así hasta abrir su propia tienda online. (Parece ser que las cosas han ido mejorando para él, así que con suerte pronto estará de vuelta en el escenario).

"Por supuesto que quiero volver a subirme al escenario a cantar, pero la realidad es que sólo voy a conseguir empeorar las cosas si prolongo más la inevitable pausa. Por eso ahora voy a concentrarme en otras cosas, hasta el día en que pueda volver a cantar. Y, si no puedo, siempre me quedará escribir letras para otros artistas y seguir componiendo. Mis tres compañeros siguen haciendo música en otros lugares y me siento orgulloso de ellos. Lo que quiero hacer ahora es exponer mis obras y colaborar con mucha gente; algún día, incluso convertir mis diseños en figuras. No me pongo límites, hay muchísimas posibilidades. En realidad, hubo un tiempo en que no me soportaba y era mi peor enemigo, la clase de persona que mantiene la mirada fija en el suelo y quiere esconderse de todo. Mi deseo de cambiar fue lo que me empujó a la música, y quiero que la gente sepa que sí, se puede cambiar: es ese deseo el que me sigue empujando a hacer las cosas que hago".

-Audrey Hepburn


No le descubro a nadie la pólvora. Audrey es fuente de inspiración para distintas generaciones y personas opuestas entre sí. ¿Por qué? Tal vez porque representa, a muchos niveles, la expresión más pura de la elegancia.
Si bien ya desde niña sentía una extraña fascinación por ella y a medida que fui creciendo me fui enamorando de su dulzura, cuando de verdad me engatusó fue cuando decidí leer el libro que sobre ella escribió su hijo Sean Hepburn Ferrer; en él, nos habla de la Audrey más casera, amiga de sus amigos, entusiasta de la comida italiana y herida de forma permanente por la ausencia de su padre durante toda la niñez. Audrey se me descubrió como una persona profundamente generosa, trabajadora, risueña. La conocí en su sencillez y en su grandeza, y sigue siendo la persona a la que recurro en busca de sabiduría.

"Aprendí, siendo muy pequeña, a aceptar la vida sin condiciones; nunca pensé que me depararía nada especial, sin embargo he conseguido más de lo que jamás habría imaginado. Nací con una enorme necesidad de cariño y un terrible deseo de darlo. Si me muriera mañana, recordaría todos los placeres, emociones y experiencias que he tenido la suerte de vivir; ni la tristeza, ni los abortos, ni mi padre abandonándonos, sino la alegría de todo lo demás, y habría sido suficiente. Necesito estar sola con frecuencia; sería muy feliz si pudiera estar sola en mi apartamento desde el sábado por la noche al domingo por la mañana, porque es así como me recargo. Recuerda: si alguna vez necesitas una mano que te ayude, la tienes al final de tu brazo; a medida que te vayas haciendo mayor también recordarás que tienes otra mano: si la primera era para ayudarte a ti mismo, la segunda es para ayudar a los demás".

-Michael Jackson


No puedo evitar, siempre que pienso en Michael, hacerlo con un poco de tristeza. La vida le dio, por un lado, el reconocimiento universal de un talento incomparable; por el otro, lo machacó sin piedad, atacando donde más le dolía. Se dicen muchas cosas, aún hoy, y la verdad es que me dan igual, porque, conociendo su discografía y habiendo leído los libros que escribió, yo tengo más que suficiente para formarme una idea de lo que realmente era esta persona. No digo que hiciera o no hiciera cosas, no me voy a meter ahí; lo que sé es que la voz de Michael, sus palabras, lo que nos queda de él, es el mensaje más puro, sencillo y generoso: ama, imagina, descubre, respeta; destierra el odio.

"Me gusta la gente capaz de hacer reír sin recurrir a lo vulgar. En un mundo lleno de odio, debemos atrevernos a tener esperanza; en un mundo lleno de rencor, debemos atrevernos a ayudar; en un mundo lleno de desesperación, debemos atrevernos a soñar; en un mundo lleno de desconfianza, debemos atrevernos a creer. Que el amor sea tu arma para enfrentarte a cualquier mal. Lo que los niños nos enseñan no es para nada infantil; estar con ellos nos conecta con la sabiduría más profunda de la vida, que siempre está presente y sólo pide ser vivida. En una época en que el mundo está tan confundido y sus problemas son tan complicados, necesitamos a los niños más que nunca: su sabiduría nos lleva a las soluciones que, esperando a que las reconozcamos, tenemos en el corazón".

-Hyorin


En un mundo tan superficial y duro como el del entretenimiento coreano, es una verdadera maravilla encontrar gente tan auténtica como Hyorin. Que tenga la cabeza muy bien amueblada y sea capaz de decir lo que piensa sin tapujos no quiere decir que la forma en que funciona su sociedad no le haya afectado; además de haber padecido una fobia social, es una persona insegura y se ha planteado más de una vez pasar por el bisturí. Adicta al trabajo y profundamente exigente consigo misma, tiene una fuerza increíble sobre un escenario pese a los pocos años que lleva encima de ellos. De Hyorin destaco esa tenacidad y esa honestidad con la que encara cualquier situación.

"A veces no es una sonrisa lo que determina el carácter de una persona, sino la verdad en sus palabras. Para mí la felicidad es estar encima de un escenario; como Beyoncé cuando cantaba para pacientes en hospitales pequeños, quiero ser una cantante feliz. A veces cambias cosas de ti de las que el público se quejaba, y entonces se vuelven a quejar porque las has cambiado. Cada uno tiene su opinión y podemos gustarles o no. No creo que haya una respuesta a '¿Por qué le gusto?' o '¿Por qué no le gusto?'. Si escuchas todos los comentarios, hay muchas opiniones hirientes, pero si dejas que eso te haga daño no puedes seguir trabajando en esta industria. Me gustaría pedirle a la gente que no opinara pensando que lo que se ve ante las cámaras es todo lo que hay. Sé que nuestra popularidad no es más que una fase, pero no olvidaré el cariño que hemos recibido".

-Paul Stanley


El cantante de KISS es una de mis grandes inspiraciones, una de las personas hacia las que miro siempre que necesito un tortazo para ponerme en marcha. Supongo que es relativamente fácil hablar de éxito desde la posición de alguien que lleva cuarenta años (¡tela!) en los escenarios y ha hecho más dinero del que puede contar, pero Stanley habla desde la humildad del que sabe que no es dinero ni fama lo que hace a una persona sentirse realizada. Su concepto de victoria coincide con el mío y sus ganas de vivir son una inyección de adrenalina. Gracias por todo, Paul, y si la suerte nos es favorable te veo en junio en Madrid.

"Cuando has recibido mucho, el verdadero regalo es poder devolverlo. La recompensa económica es genial y adoro la vida que llevo, pero lo único que hace posible el dinero es que dejes de preocuparte por el dinero; entonces encuentras la libertad para vivir tu vida. 'Live to win' es mi filosofía, es el mantra según el cual he vivido siempre, el que todos deberíamos seguir: la idea de marcarte unas metas y unas aspiraciones y no dejar que nada se interponga en tu camino. No significa necesariamente que siempre vayas a conseguir lo que te has propuesto, sino que, ganes o pierdas, si lo haces a tu manera siempre habrás ganado. Si pierdes, pero lo haces a tu manera, eres un ganador. La idea es que escuches tus instintos, a tu alma, a tu corazón, y te pongas a andar sin detenerte hasta que te caigas o consigas lo que buscabas".

-Kerli


Uno de mis seres favoritos, en general. No siempre me gustan sus estéticas o los giros que le da a su música, pero hay dos cosas que me unen a Kerli desde el primer día y que probablemente me seguirán atando a ella siempre: en primer lugar, lo muchísimo que respeto su creatividad; por otro lado, su forma de ver el mundo y de enfrentarse a la vida: como un miembro más del todo que es la Creación, con la sonrisa y el amor por delante. Su espiritualidad es contagiosa, y nunca leo sus palabras sin encontrar algo con lo que quedarme. 

"No somos seres humanos viviendo una vida espiritual, somos seres espirituales viviendo una vida humana. Me rompe el corazón ver cómo allá donde miro hay personas enfrentadas. Ojalá llegue el día en que la ilusión de la separación desaparezca y empecemos a apoyarnos y amarnos como deberíamos para que esta vida valga la pena. No me interesa que me admiren... lo que me importa es colaborar, inspirarnos y mejorar el tiempo que los otros tienen en la Tierra. La vida ya es lo suficientemente dura; los demás deberían ser una fuente de felicidad, no de sufrimiento. La única medida real del éxito es la felicidad".

-Hyde


Imposible cerrar cualquier lista sin mencionar al señor Takarai. Simplemente, forma parte de lo que soy. Por alguna razón, en un momento de mi vida conecté con él y, trece o catorce años más tarde, sigue siendo mi persona favorita. No es nada concreto y lo es todo. Desde su voz (que es lo más bonito del mundo) a sus ganas infinitas de crear cosas diferentes, con esa poesía y ese punto gamberro que necesita sacar de vez en cuando y todas las inquietudes que lo consumen.
Es sencillamente Hyde, y no necesita decir nada con mucho sentido para seguir siendo quien más me inspira, quien más me empuja. He escrito desde siempre, pero el grueso de mis producciones se las debo a Hyde. 
Hay vínculos que no pueden explicarse. Así pues, en este caso me ahorro la cita. Sólo os dejo un poco de música.

No hay comentarios:

~House of the silent~ © 2014