domingo, 15 de marzo de 2015

GaIn, una Eva coreana

domingo, 15 de marzo de 2015

Hacía mucho tiempo que no escribía una crítica musical, pero esta semana se ha producido un hecho que me ha obligado a hacerlo: hace unos días, entraba en Facebook y se colaba en mi muro el videoclip del nuevo tema de GaIn, diosa coreana de la que llevo profundamente enamorada desde que, de forma igualmente repentina, entró en mi vida Bloom.


De aquel trabajo, que parece mentira que ya tenga tres años, me conquistaron su voz, su cara, la coreografía, el colorido, pero, sobre todo, esa forma de declararse ser sexual, y de describir el sexo como algo maravilloso, en contraposición con un mundo del Kpop (o con un mundo, en general) cada vez más enfocado a lo erótico, pero con mujeres objeto en vez de sujeto, y críticas durísimas a quienes se suben al carro. Y es que los que seguimos un mínimo el mundo del pop coreano (yo escucho a Sistar, Mad Clown y poco más, pero me entran noticias todos los días) sabemos que, de un tiempo a esta parte, no hay coreografía que no incluya movimientos sugerentes y aberturas de piernas. Ningún problema con eso, pero es un soplo de aire fresco que llegue esta chica y se plante delante de toda una sociedad diciendo: "No estoy aquí para provocaros, estoy aquí para deciros que soy mujer y disfruto de las relaciones sexuales, y las considero algo importante en una relación y como forma de conocerse a uno mismo; no tiene nada de malo, no me deja en ningún lugar en particular ni se me puede definir por esto".

Después de descubrir esta maravilla de debut, fui echando un vistazo a sus trabajos anteriores con Brown Eyed Girls, así como a sus colaboraciones (como referencia para el mundo occidental, sale en Gentleman de PSY) y a todo lo que fue sacando después. Me gustaron mucho temas como Fxxk you o Tinkerbell, pero he de decir que nada había conseguido calarme como Bloom hasta ahora.  

Así que paso a comentar los temas de este Hawwah (el nombre de Eva en su adaptación al coreano), que será sin duda el disco del año en su país. 

1. Apple (con Jay Park)

Sólo es un bocado, 
¿qué más da?
No va a pasar nada.
¿Y qué si nos metemos en problemas?
Tú también quieres probar.

Tardé un poco en engancharme a esta canción, lo cual es perfectamente comprensible al compararla con Paradise Lost, el single que está promocionando. Ahora que ya he caído en sus garras, puedo decir que es una intro encantadora para el mini álbum, en la que su voz desprende toda esa dulzura que la caracteriza, al tiempo que nos introduce en una atmósfera retro y jazz, como le gusta a ella. Muy GaIn y muy provocativa. 

2. Free Will (con Dok2)

No te dejes emborrachar
por la felicidad del amor
demasiado tiempo,
pues la infelicidad
se alimenta de la felicidad.

Una canción que me resulta, al mismo tiempo, más animada y más dramática. El ritmo, sin abandonar ese aire retro, se va a toques más latinos, que combina con guitarras que recuerdan a la música de las películas de James Bond. Muy agradable y sugerente, en la línea de todo el disco.

3. Paradise Lost

Por favor, apaga la luz
para que puedas verme bien.
Ahora mismo, somos libres,
no hay ningún lugar
al que queramos volver.

Es el gran temazo del disco y, probablemente, del año y de su carrera hasta la fecha. Oscura y adictiva, el aura de la canción me ha recordado un poco al Frozen de Madonna. La instrumentación casi susurra por detrás de la voz de GaIn, que esta vez explora tonos más graves y fríos que los habituales en ella. Es lo que se puede llamar pop de calidad, rico a nivel melódico y lírico, con referencias claras a Eva y a la Biblia, pero con un indiscutible sello personal y un alto grado de intimidad. 
La coreografía, que me enfada enormemente tener que decir que ha sido censurada en la televisión coreana (maldita doble moral), es maravillosa, y GaIn se desliza por el suelo como una serpiente: sigilosa, sinuosa, pero voraz y letal. El vestuario, maquillaje y puesta en escena se amoldan a ella, a su mensaje. 
Una belleza a todos los niveles.

4. The First Temptation

Me sigues mirando desconfiado.
Miras alrededor,
preguntándote de qué va todo esto.
Tu aspecto es tan inocente.
Seré la primera y la última para ti:
en cuanto te acerques a mí,
todos tus sueños y tu vida
serán míos.

De nuevo me hace pensar en Madonna, esta vez en otro tipo de temas como Music o Impressive Instant, si bien más oscura y tétrica, diferente del resto del álbum pero imprescindible dentro de él. GaIn sabe adaptarse a este estilo y suena perfecta en todo momento. La atmósfera atrapa como la tela de una araña.

5. Two Women

Ella es, ella es
más bonita por la noche que de día,
un capullo rojo que florece en forma de mentiras.
Su veneno se extiende 
al susurro de dulces palabras de amor.
Es más peligrosa que una serpiente.

Una de mis piezas favoritas del disco, es la única canción grabada completamente en acústico. Una pequeña delicia que suena dulce, pero peligrosa, y es que esa coquetería con que GaIn introduce los primeros versos se torna un antifaz que se va cayendo a medida que avanza el tema. Recuerda ligeramente a Romantic Spring, pero los dobles sentidos desmontan este parecido inicial y la convierten en una canción más memorable que su trabajo con HyungWoo. Los tonos agudos nos devuelven esa voz casi maullante que nos conquistó en Sixth Sense de BEG, y el tempo nos sumerje de nuevo en esa coloración retro y romántica que tanto le gusta.

6. Guilty

¿Qué voy a hacer? En serio: ¿qué voy a hacer?
Me estoy arruinando, me hundo por completo.
No puedo parar, así que, si vas a destruirme, destrúyeme.
¿Quieres hacerlo conmigo?,
una pregunta que nadie se atreve a formular.

Cierra el disco este Guilty, cuya letra ha sido escrita por mi querido Mad Clown. Es una canción bonita, con una mezcla de géneros que se comprime hasta formar una pasta única y bailable, sin abandonar esa sensación noventera que lo impregna todo. A medio camino entre la falsa alegría de Apple y la oscuridad de Paradise Lost o The First Temptation, se convierte en un buen cierre, una síntesis de lo que este Hawwah nos ha hecho experimentar.

En fin, un trabajo sólido y, sobre todo, un tema que tardará en olvidársenos. El mundo del pop lo lleva crudo este año para competir, al menos en mi vida, con Paradise Lost. Y el grueso de seres humanos del planeta ya no os digo lo complicado que lo tienen para impresionarme después de esta vuelta de GaIn. 

Tremenda.

No hay comentarios:

~House of the silent~ © 2014