domingo, 1 de mayo de 2016

Mis personajes favoritos de manga (y anime)

domingo, 1 de mayo de 2016

¿Sabéis este tipo de entradas que uno siempre tiene pensado escribir, pero nunca hace hasta que alguien se le adelanta? Que no, no estoy descubriendo nada nuevo, pero siempre pienso en hablar de mis personajes favoritos (¡tantos!) y al final nunca lo hago. Hasta que llegan mis queridos Rager Coffee y me meten el gusanillo en el cuerpo.

Dejando para otra ocasión lo literario y cinematográfico, hoy vengo a centrarme en una de mis pasiones desde bastante joven: el manga (y, con menos fervor, el anime). No era capaz de hacer un top 5 y tampoco, ahora que he escrito una lista más larga, estoy convencida de haber puesto a todos los importantes; tengo la sensación de que me olvido de alguno de los gordos, pero no sé decir quién es. Que me perdonen los afectados, así como los que se van a quedar sólo en mención especial.

Aquí va un intento de Top 12 (sin ningún orden concreto, excepto en los primeros tres puestos):



Dark Mousy (D·N·Angel)

D·N·Angel es un manga al que le tengo un amor especial. Tiene un algo tan entrañable que hace que te encariñes muchísimo con todos sus personajes, desde Daisuke a Hiwatari pasando por las gemelas y la extravagante familia del protagonista.
Dark es el alter ego de Daisuke; un ladrón legendario que no tiene cuerpo propio y por tanto está condenado a llevar una vida dependiente de la familia Miwa. Aunque al principio parece sólo un gamberro que va a lo suyo, a medida que el manga avanza va dejando ver mucho más de su verdadera personalidad e historia, de las cosas que le afectan profundamente y de aquellas que lo condenan. Es un personaje de esos que conquistan; en el mundo de D·N·Angel, yo sería Risa persiguiéndolo a todas partes. 




L y Kira (Death Note)

Realmente, yo siempre he sido mucho más de L y él es el personaje que más me gusta de este manga, pero hay un momento en que se dice algo muy interesante y absolutamente real: que, si el cuaderno de muerte hubiera caído en manos de Ryuzaki (L), él habría sido Kira, y Kira habría sido L. 
Death Note me entusiasmó en su momento (aunque nunca terminé de ver el anime; pero el manga lo devoré como loca) y, aunque hacia el final creo que los dos se desinflan, tanto L como Light son grandísimos personajes: complicados, inteligentes, retorcidos y con un sentido de la justicia radicalmente distinto, pero exactamente igual. Los giros del manga son una auténtica maravilla y, si hay en la sala alguien que aún no lo haya leído, no sé a qué está esperando.



Izzy (Digimon)

Pertenezco a una de las afortunadas generaciones que crecieron con Digimon, que durante cuatro años volvían a casa a toda prisa para devorar el capítulo del día antes de regresar a clase por la tarde. Adoro Digimon (especialmente, Adventure), me ha dado muchísimo que nunca seré capaz de devolver, y en su momento Izzy era un niño con el que me sentía profundamente identificada ya que, como él, siempre he sido muy curiosa y he disfrutado aprendiendo (que no estudiando) cosas nuevas. No puedo dejarle fuera porque siempre seré un poquito Izzy y él siempre será un poquito yo.



Makoto Shishio (Rurouni Kenshin)

Rurouni Kenshin, para mí y aun teniendo en cuenta sus fallos, es el mejor manga que se ha escrito. Nada estará jamás a la altura de Kenshin. Nada me calará tan hondo. 
Hay muchos personajes que amo en este manga y que me veo obligada a dejar fuera, pero este señor, Makoto Shishio, es el villano entre los villanos: un tío que, más allá de la vendeta personal (que la hay), tiene una forma de entender el mundo que se pelea con lo que ve a diario, por lo que decide derrocar un gobierno impotente y cobarde y crear un nuevo orden. Un personaje carismático, fuerte, inteligente, adorado por sus esbirros. Un hombre cuya idea de la sociedad posiblemente no fuera la correcta, pero que sin embargo nos podría haber convencido a cualquiera. Un grande.



Shinobu Morita (Honey and Clover)

Conocí Honey and Clover por su dorama, y es curioso que desde el principio me enamorara por completo, ya que ahora que he leído el manga sé que éste le da cien mil vueltas. En la serie de imagen real, Morita era interpretado por uno de los actores que más quiero, Hiroki Narimiya, y tal vez al principio esto condicionara mi inclinación por él, pero realmente a día de hoy sigo pensando que Morita es el gran personaje de Honey and Clover (aunque todos sean un amor).
Se le presenta como un personaje cómico, excéntrico, del que poco se sabe y menos se entiende; y acaba siendo una especie de desafío para todos los que no somos capaces de tomar decisiones radicales por llevar una vida más cercana a la de nuestros sueños. Cuando Morita, que en el fondo se preocupa mucho por sus amigos (especialmente Ayumi), consigue liberarse de sus propias cadenas, es el tipo de persona capaz de meterse en un aeropuerto y volar al primer destino posible, con no más equipaje que el amor por la vida.



Reira y Takumi (Nana)

He vuelto a hacer trampa, y es que al pensar en mi personaje favorito de Nana no era capaz de decidirme. Ai Yazawa es una autora capaz de construir personajes muy completos, con sus miedos, motivaciones, deseos... En el caso de Nana, y por alguna razón, siempre me he sentido muy identificada con Reira (Layla), a pesar de que somos bastante distintas. Reira es una especie de princesa a la que todos quieren, pero que nadie parece capaz de amar, y hay algo en esa soledad que conecta mucho conmigo. Así es su relación con Takumi, otro personaje fascinante: una admiración platónica por ambas partes que no puede llevar a nada más que a la destrucción de ambos. Si bien siempre he sido una enamorada de la pareja formada por Reira y Shin, sin duda es la de ella con Takumi la relación que más me gusta del manga, y son por individual dos personajes que me vuelven loca.



Kurama (Yu Yu Hakusho)

Yu Yu Hakusho es de esos pocos grandes favoritos de los que prefiero el anime antes que el manga. No es ni mucho menos el único caso en que lo primero que llegó a mí fue la adaptación a la pantalla, pero sí de los pocos cuyo manga no me ha llegado tanto. Quizá porque es más breve y se profundiza menos en los personajes, a lo mejor porque prefiero el estilo de dibujo del anime. No sé. Lo único que nos importa ahora mismo es Kurama, y el anime me ha permitido ver mucho de él.
Kurama es un demonio zorro que vive como humano en Japón y acaba uniéndose al equipo protagonista. Es un personaje atractivo por la frialdad con la que analiza y se enfrenta a cualquier situación sin dejar que sus propios sentimientos intervengan; y por, sin embargo, haber aprendido hábitos humanos y ser capaz de darlo todo por quienes le importan. Es una dualidad bonita de ver y Kurama es sin duda uno de mis grandes amores en este mundillo.



Levi Ackerman (Attack on Titan)

En tiempos más recientes, el manga que más me ha gustado y enganchado es sin duda Ataque a los Titanes. Es una historia con fuerza, que desde el principio te mete de lleno en ese mundo y te hace querer saber más, abriendo cada vez interrogantes nuevos (a ver si luego saben salir de ahí...) y presentando situaciones complicadas. 
El bombón de la serie es de cabeza Levi, oficial del cuerpo de exploración que destaca no sólo por sus habilidades de combate, sino también por su frialdad y capacidad para dictar y ejecutar órdenes desde lo práctico y comprendiendo la responsabilidad que conllevan las consecuencias de esas acciones.
Levi llegó de los suburbios al cuerpo de exploración a regañadientes, pero su potencial como soldado y su determinación le ganaron el apodo de "hombre más fuerte de la humanidad". Oculta sus sentimientos y tiene la fortaleza suficiente como para no dejar que le nublen el juicio.
Lo que decía: un bombón.



Mustang y Hawkeye (Fullmetal Alchemist)

Roy Mustang, el Alquimista de Fuego, es uno de mis heartthrobs del mundo del manga. Un tipo que a priori parece ambicioso, con grandes aspiraciones y mayor arrogancia, pero que en el fondo es un gran líder que desea proteger a la gente y garantizar la paz. Es serio y estratega, sabe cómo desviar la atención de lo que no desea que se sepa y cómo organizar un ataque. 
Es un personaje fuerte, capaz de arriesgarse por la causa mayor, y su relación con Riza Hawkeye es una de las que más me gustan de Fullmetal. Ella en sí es una gozada de personaje, ya que como veis no he elegido a muchas mujeres porque creo que falta mucho desarrollo en las chicas del manganime; Riza, sin embargo, es fuerte, decidida, calmada. La sensatez en medio del caos que a veces es Mustang. Dos grandes personajes en un gran manga que os recomiendo encarecidamente.

Como ya venía anunciando, el Top 3 sí que tiene un orden, así que redoble de tambores y, antes de irme a los agraciados, aprovecho para hacer algunas menciones de honor a personajes adorables que no han tenido espacio aquí: Arashi, Kakyo, Seishiro y Sorata, por mencionar sólo unos pocos de X de CLAMP; Makoto de Sailor Moon, aunque más la del anime que la del manga; Ayumi y Nomiya de Honey and Clover, Zelgadiss de Slayers, Erwin y Hange de Ataque a los Titanes, Meroko de Fullmoon wo Sagashite, Shiryu de Saint Seiya, Shin y Yasu de Nana, Ken de Digimon 2, Yano de Bokura ga Ita, Hotohori y Nuriko de Fushigi Yuugi; y prácticamente todos los personajes de Rurouni Kenshin, pero dejadme destacar a Soujiro, Saito, Sanosuke, Aoshi, Misao, Yahiko y la señorita de la que he heredado mi nick.

¡Ahora sí! A por los mejores.



3. Edward Elric (Fullmetal Alchemist)

Da gusto una serie con un protagonista tan redondo. Y es que normalmente siempre preferimos a cualquiera menos al personaje principal, pero en este caso Ed es una auténtica gozada. Un muchacho que de muy joven ha tenido que enfrentarse a situaciones muy crudas y es capaz de darlo todo por enmendar sus errores y devolver a la gente la paz.
Es un personaje fuerte, pero también astuto y bastante ambicioso. Junto a él vamos descubriendo la realidad de un mundo que esconde oscuridad y terror, y a su lado nos reímos, lloramos y sentimos rabia e impotencia. Al final, es más adulto de lo que se permite pensar y alguien en quien se puede confiar.
Es un personaje al que se quiere de todo corazón.



2. Subaru Sumeragi (Tokyo Babylon y X -el de Tsubasa Reservoir Chronicles es menos Subaru-)

Hace bastantes años, yo me empecé a coleccionar X y una amiga, Tokyo Babylon. El dibujo de CLAMP tiene un grado de emotividad que siempre me llega y todos sus personajes me calan en mayor o menor medida. X, en particular, es una obra que a mí se me metió debajo de la piel y me hizo añicos muchas veces. Sin embargo, fue Tokyo Babylon mi primer encuentro con Subaru, ya que cuando la empecé este personaje todavía no salía en X. Y fue mi amiga la que, tras uno de los episodios más bonitos de Babylon, me dijo que yo le recordaba a Subaru.
Aunque a día de hoy y viéndolo con distancia sé que es un personaje profundamente idealizado y que en la realidad no hay nadie tan puro e inocente, sigo queriéndolo con toda mi alma, desde esa ingenuidad infinita de cuando era adolescente, al adulto destrozado que aparece en X. Subaru es bondad infinita, hasta que el dolor llega y se instala y consigue nublar su alegría para siempre. Es un personaje de los que sientes como si fueran parte de ti. Todo lo que le duele, te duele. Todo lo que le toca, te toca. 
Mi mayor pena es que CLAMP jamás cerrara X. Lo último que se ve de Subaru es un cambio profundo, y habría dado lo que fuera por saber qué venía después. Por saber cómo empezaba de nuevo, una persona distinta para siempre, pero sin dejar de ser él mismo. 
Es uno de esos personajes que hacen daño de lo maravillosos que son.



Kenshin Himura (Rurouni Kenshin

El personaje de mi vida. El manga de mi vida. 
Kenshin se presenta como alguien misterioso del que conocemos dos facetas que no parecen tener ningún tipo de sentido la una con respecto a la otra, como piezas que no encajan. Y, a lo largo de los tomos, vamos descubriendo sus heridas, sus cicatrices (más allá de las que se ven), las consecuencias que todavía arrastra de actos pasados y sus propósitos de cara al futuro. Unos propósitos que, si bien son los mismos que cuando tenía catorce años, han tomado una metodología diametralmente distinta para responder a unas creencias nuevas y firmes.
Kenshin es un personaje cuya grandeza reside en que no se cree con la verdad absoluta, sino que defiende su discurso porque es lo que él cree, al tiempo que es consciente de que lo que crea o deje de creer no será más que su verdad y no la universal.
Es un personaje que ama la vida y desea con toda su alma proteger a quienes necesitan que alguien les proteja, que hace suya la responsabilidad de ayudar a los que no tienen los medios para hacerlo.
Yo no sería yo sin Kenshin.


En fin, hasta aquí el rollazo de hoy. ¿Coincidís en alguno? ¿Hay algún otro que os enamore? Estaré encantada de saberlo.

2 comentarios:

Mery RodVar dijo...

No soy muy fan del anime en general, aunque me han recomendado fullmetal alchemist así que quizás la vea. Del que si soy fan de siempre es de Digimon e Izzy esta muy infravalorado. ¿Has visto Digimon Tri? Estaría interesante saber tu opinión.

Kaoru dijo...

Hola, Mery, y perdona que haya tardado tanto en responderte.
Aún no he visto Tri, la tengo pendiente y muy recomendada; a ver si pronto tengo tiempo de pillarla.

~House of the silent~ © 2014