sábado, 1 de octubre de 2016

Favoritos de septiembre

sábado, 1 de octubre de 2016

No sé a vosotros, pero, tras la maravilla vital que fue agosto, a mí septiembre se me ha hecho ETERNO. Los que trabajamos somos siempre los afortunados, pero cambiar de vivienda, de localidad y de colegio cada año es duro, y cada vez se me hace más cuesta arriba. Nuevos compañeros, nuevos vecinos, nuevos servicios o ausencia de ellos en el lugar donde has acabado... ¡En fin! Creo que ha sido el septiembre más fastidiado desde 2013, y estoy más que lista para empezar octubre y despedirme de este estado de transición (que, por otra parte, en mi vida parece ser permanente).
Vamos a lo que vamos.

Peliculas


Ha habido grandes títulos este mes, títulos sorprendentes en el sentido de que no esperaba mucho de ellos y resultaron ser películas memorables. A saber:

-Y tu mamá también (2001). No sé en qué momento se cruzó en mi camino la idea de ver una cinta de Maribel Verdú, pero lo hice y no me arrepiento. Protagonizada por Diego Luna y Gael García Bernal, cuenta la historia de dos amigos mexicanos que se embarcan en una excursión en coche con la esposa española de un pariente; por parte de ellos, con la idea de en algún momento llevársela a la cama y, en cuanto a ella, para escapar de una realidad que la supera. Aunque a priori la película podría parecer, aun siendo mexicana, la típica españolada de destape, no lo es en absoluto. Para mí toda la clave reside en el final, que te hace rememorar todo lo visto con una luz diferente y darle un sentido mucho más profundo. Lo mejor es la naturalidad de las interpretaciones, que hace que sientas que estás ahí con ellos en un día cualquiera. Fantástico el plano secuencia casi al final. Puntuación: 7/10.

-The pillow book (1996). Otra película que gana a medida que avanza. Me costó meterme en la historia porque me parecía muy rocambolesca: la hija (Vivian Wu) de un calígrafo japonés que, recordando cómo su padre la felicitaba escribiendo en su rostro cada vez que cumplía años, deambula por el mundo buscando un amante que, además de bueno en dicha faena, sea capaz de practicar una perfecta caligrafía sobre su piel. La primera hora me resultó pedante y recargada, con la clarísima intención de distinguirse y destacar por los aspectos estéticos; sin embargo, a partir de la aparición de Ewan McGregor y a medida que se descubre qué es lo que realmente mueve a esa protagonista desequilibrada, la perspectiva cambia por completo. Es una oda a la literatura, a la poesía, ambas ligadas completamente al sexo y al placer. Una visión distinta, no para todos, pero que, superada la extrañeza de la primera mitad, a mí me ha parecido sublime. Puntuación: 9/10.

-Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016). La fui a ver sabiendo que unos la ponían como la quintaesencia de la animación y, para otros, estaba inmensamente sobrevalorada. Ni tanto, ni tan calvo. Kubo es una película bonita, que cuenta la historia de un niño que vive como huérfano, como sonámbulo, escondido de una familia a la que no conoce; hasta que la realidad lo pone cara a cara con aquellos que quieren hacerle daño. La historia, si bien poco innovadora y a ratos algo lenta, está llena de ternura y energía positiva, con personajes a los que no cuesta nada cogerles cariño. La animación es diferente y todo el imaginario es una oda a la cultura japonesa desde un grado de conocimiento de la misma que se agradece: no se queda en los tópicos, sino que investiga y nos sitúa ante un montón de elementos del folklore y de la tradición niponas, desde el shamisen que porta Kubo, pasando por las secuencias maravillosas del origami que da vida al pasado de señores y clanes, hasta las máscaras de Noh y la fauna japonesa. No, no tendrá un guión especialmente original, pero es una película que enamora. Puntuación: 8/10.

-Captain Fantastic (2016). Mi gran amor cinematográfico en mucho tiempo. Ya la he reseñado en el blog, por lo que no me voy a extender demasiado. Historia de una familia que decide educar a sus hijos en casa, o más bien en el bosque, pues rechaza sistemáticamente la rigidez de la educación formal. Niños que en muchos sentidos se benefician y enriquecen de este modelo, cuyos inconvenientes se empiezan a vislumbrar cuando deben salir al mundo. Un Viggo Mortensen siempre inmenso, unos actores jóvenes maravillosos y una historia llena de guiños, de humor y de optimismo, incluso cuando trata temas muy duros. Rebeldía y llamada a las armas bajo la máscara de cine comercial. Volveré a verla muchas veces. Puntuación: 9/10.  

Libros


-The other side of dawn (John Marsden). He terminado la saga Tomorrow, y me pongo triste sólo de pensar en la cantidad de cosas que estos libros me han hecho sentir, y que ya no viviré por primera vez. Ha sido un regalo encontrarme con unas novelas young adult tan bien escritas, que tratan temas adolescentes desde un punto de vista real y complejo, y que se adentran en otras cuestiones como la guerra, la muerte, la violencia, la inocencia... Ha sido un final digno, si bien a partir de la mitad se me pasó demasiado deprisa y me dio la sensación de que, tras tantas y tantas páginas para narrar lentamente hechos parecidos, de pronto la conclusión llegaba de una forma un poco precipitada. 
Me gusta cómo se le ha dado cierre, desde su realismo habitual, desde una nueva paz nada romantizada, desde una visión del adulto como persona que también se rompe y pierde el control. Bravo. Puntuación: 10/10 (al total de la saga).

-Kokoro (Natsume Soseki). Aunque no me apasionó este libro, que leí para el club Pickwick; en su conjunto, tiene elementos que me hacen recomendarlo sí o sí. Se trata de una obra sobre el encuentro entre dos hombres, uno joven y sin experiencia y el otro mayor, apático y con una actitud hacia la vida que va más allá del desinterés. Una relación entre mentor y discípulo, aunque ni el mentor es especialmente maestro, ni el discípulo tiene interés en darle un uso práctico al aprendizaje. Es una obra muy calmada, casi costumbrista, que nos sitúa en el Tokio de la era Meiji, en las diferencias generacionales entre los jóvenes estudiantes y sus padres allá en el campo, en cómo hay distancias insalvables que siempre nos van a distanciar de la familia; con esto me quedo yo de la obra ya que, aunque la trama principal es la del pasado de Sensei, mi parte favorita es sin duda la de la historia del protagonista de vuelta en su tierra natal para cuidar a su padre. A ese episodio de la obra le habría dado un diez. Puntuación total: 6,5/10.

Series


Como os imaginaréis por mi crítica de la misma, por el momento no voy a recomendar Sense8. Estoy esperando a que llegue la segunda temporada y me convenza de que puede ser lo que promete. En cambio, os traigo otra serie que me ha parecido bonita y puede interesar:

-Watashi wo hanasanaide (2016). La novela Never let me go, de Kazuo Ishiguro, está escrita por un autor nacido en Japón, pero que ha vivido desde niño en Reino Unido. Para mí, esta historia, que adoro tanto en su formato original como en la adaptación protagonizada por Carey Mulligan, es muy inglesa; aquí está, en cambio, su versión nipona, que convence y que no nos hace echar de menos ese ambiente tan británico. Protagonizada por tres actores populares en su país (mi querida Haruka Ayase, Asami Mizukawa y Haruma Miura), sigue la historia del libro de una forma bastante fiel, pero incorporando esa ternura que hace que los doramas japoneses sean tan especiales. Nunca resulta tan descorazonadora como la original (o tal vez sea porque a mí ya no me pilla por sorpresa), pero gana en calidez. Del trío de actores, el que menos me ha gustado es Miura, bastante forzado y que no llega a convencer en su personaje; por lo demás, una buena adaptación.

Música


Ha sido un mes de pocos descubrimientos y, en cambio, de escuchar muchísima música. He visto en concierto a dos grupos maravillosos, y por lo tanto he repasado bastante sus discografías: por un lado, mis Nightwish, por fin de cerca, enérgicos, poéticos, enamorados de la vida; por el otro, unos señores a los que tenía pendientes desde que no les pude ver en 2004 en Compostela, los Red Hot Chili Peppers, que son unos chavales y que enamoran por esa forma de seguir tocando como amigos que se reúnen en su casa para pasarlo bien. Os dejo, en fin, mis canciones favoritas de ambos conciertos y espero que las disfrutéis. (Créditos a quienes las subieron a Youtube).

-Californication (Red Hot Chili Peppers).

-Dark necessities (Red Hot Chili Peppers).

-Ghost love score (Nightwish). Mirad la cara de felicidad de Floor, por Dios.

-The poet and the pendulum (Nightwish).


¡Feliz octubre a todos! 

4 comentarios:

Renaissance dijo...

Tengo pendiente de ver Kubo, en general me ha gustado todo lo que saca el Estudio Laika, pero sobre todo Paranorman.

Ana Belén dijo...

Hola!!

Bueno... ya sabes lo que dicen, los nuevos comienzos son duros, pero a veces son necesarios y te pueden aportar nuevas experiencias... seguro que Octubre será mejor...

Sobre los libros que mencionas, no he leído ninguno y tampoco me suenan de nada! Si tuviera que elegir lo mejor que he leído en este mes me quedaría con "Iqbal Masih: Lágrimas, sorpresas y coraje", de Miguel Griot... basado en hechos reales y que trata sobre la esclavitud infantil!! Un libro sobre realismo social muy recomendable!!

Un saludo!! ;)

Kaoru dijo...

Ana Belén, estoy de acuerdo en que hay que cambiar de aires de vez en cuando; pero, créeme, la velocidad a la que debo cambiar yo es excesiva, o al menos no es la que me gustaría. Nueva vida cada diez meses es difícil.

Le echaré un ojo a tu recomendación, aunque es un tema escabroso...

Iraida MCB dijo...

Pues ahora tengo ganas de ver Captain Fantastic. El tema de la educación en casa es muy escabroso, tengo curiosidad por ver cómo lo afronta la película.

Y en cuanto a música, este último mes me ha dado por escuchar a Audiomachine, 2 Steps from hell y similares. Con el estudio no puedo ponerme nada con letra porque si no me desconcentro, así que toca la ronda de música epiquísima.

~House of the silent~ © 2014