lunes, 21 de diciembre de 2009

Byakuyakou: una vida en las sombras

lunes, 21 de diciembre de 2009
Ryou: El sol nunca brilló sobre nuestras cabezas. Siempre de noche, pero no totalmente a oscuras porque teníamos algo para sustituir al sol.
Yuki: De noche, podía vivir pensando que era de día. No había mucha luz, pero era suficiente para seguir adelante.
Ryou: Tú eras mi sol, mi falso sol. Mi único deseo era que no dejaras de salir cada mañana.
Yuki: Tú eras mi sol, mi falso sol. Pero ardiste para iluminar mi camino, siendo mi única luz.


Aprovechando la inmediatez de las vacaciones y el consiguiente descenso de la presión y el estrés, me he pasado una parte importante del fin de semana y del día de hoy volviendo a ver uno de los doramas que más me han gustado nunca, uno de los de mayor calidad y de los más apasionantes: Byakuyakou, Viaje bajo un sol de medianoche.
Byakuyakou difiere mucho de todas esas series inocentes y hasta cierto punto despreocupadas que se producen en el país nipón y que, por otro lado, tanto me gustan: es la historia cruda y difícil de dos personas que se quedaron atrapadas en un pasado que no pueden borrar, y del que huyen con todas sus fuerzas. Es el relato de dos seres muy diferentes, imperfectos, que se equivocan una y otra vez y cuyas mentiras los llevan únicamente a adentrarse en un sendero más oscuro. Y, no obstante, parece haber una cierta justificación para tantos crímenes y tanto dolor, y es que, como ellos mismos dicen, nunca tuvieron grandes sueños ni aspiraciones: sólo querían caminar juntos bajo el sol.


Byakuyakou nos adentra en la relación de dependencia que se produce entre Yukiho y Ryouji, una relación intensa, profunda, destructiva en muchos casos, que va más allá del amor, pues cada uno no tiene nada más que al otro, y no pueden confiar en nadie más, ni mostrarse tal y como son. Es una relación que los lleva a ser fantasmas viviendo en una dimensión paralela en la que no existe nadie más que ellos: sus vidas son una farsa completa, y están totalmente solos.
"Tú eres mi sol", así definen su relación, que no es un noviazgo (después de todo, los dos llegan a sentir algo hacia otras personas), sino una situación de confianza absoluta, de necesidad y dependencia. Yukiho es la parte egoísta de la relación, la que quiere seguir adelante sin importar cuántas mentiras y crímenes deban cometer, la que exige de él que continúe, y Ryouji es la sombra que, dejando atrás sus dudas y su conciencia, hace lo que sea por la felicidad de ella.
Con esa meta, la de caminar juntos bajo el sol en el año 2006 (el día en que su primer crimen prescribe), son capaces de pasar por encima de cualquier cosa.


Es un dorama oscuro, y quizá de ahí que me guste tanto, y se muestran en él escenas bastante fuertes. Se nos deja entrever la vida de dos personas a las que apenas les tiembla el pulso a la hora de sacarse de delante a aquel que les esté bloqueando el paso. Y, sin embargo, simpatizamos con ellos y con su causa. El conflicto moral es otra de las partes que destacaría y que me entusiasman de esta historia: ¿son Yukiho y Ryouji culpables, o son en realidad las víctimas de los adultos, de sus padres, que les destrozaron la vida? ¿Debe sentirse lástima por ellos? Después de todo, sólo querían ver el sol.

Son once capítulos profundos, apasionantes, con guiones excelentes y actores increíbles. Los dos protagonistas, interpretados, respectivamente, por Ayase Haruka y Yamada Takayuki, son una pareja que tiene muchísima química y, si bien ya habían actuado juntos en Sekai no chuushin de ai wo sakebu, personalmente me quedo con la amplia gama de emociones que son capaces de abarcar en Byakuyakou, así como con la originalidad de éste. Takayuki, para mí, es uno de los mejores actores jóvenes de Japón, sino el mejor, y está siempre maravilloso. Por su lado, Haruka, además de preciosa, es increíblemente versátil. Ojalá algún día vuelvan a trabajar juntos, porque da gusto verles. (Tampoco hay que olvidar a los actores que los interpretan de niños, que son brillantes).
A esto le añadimos la bellísima voz de Kou Shibasaki, con su tema Kage, cierre de cada episodio y que te deja con una sensación de melancolía infinita.

En definitiva, si tengo que puntuar a Byakuyakou sobre 10, le doy el 10, porque pocas historias me han sorprendido, enganchado y emocionado tanto como ésta.

A continuación, un video con el tema de Kou Shibasaki. Aviso: contiene spoilers.



1 comentario:

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Por si a alguien le interesara, el dorama está entero en youtube y con subtítulos en español.

~House of the silent~ © 2014