jueves, 21 de abril de 2011

Cazadores de originalidad... o no

jueves, 21 de abril de 2011
Tiempo atrás escribí una pequeña opinión sobre Ciudad de hueso y, hace unos meses, cuando terminé con el tercer libro de la saga, debería haber hablado sobre mis impresiones finales, sin embargo por falta de ganas lo dejé ahí.
No voy a hablar ahora de la historia de Clary, Jace y compañía, sino de la segunda trilogía relacionada con los nefilim que ha sacado a la venta Cassandra Clare, que, si bien creo que me podría haber gustado más que The mortal instruments, en realidad no lo ha hecho por una razón muy básica: mismos personajes, mismos acontecimientos, misma previsibilidad.
Ángel mecánico, como se llama esta primera entrega, cuenta cómo Tessa viaja desde Nueva York a Londres para encontrarse con su hermano, y en cambio acaba prisionera de dos brujas que la obligan a utilizar un don que hasta entonces desconocía. Por fortuna, alguien aparece para rescatarla y mostrarle el mundo de los cazadores de sombras, que luchan contra las fuerzas de la oscuridad (y se vanaglorian de ello). Todo iría bien si Will, el guerrero por el que Tessa bebe los vientos, no fuera Jace. Es decir, sí, es el antepasado de Jace, pero también tiene la misma personalidad ácida, con su humor sarcástico y sus toques melodramáticos que acaban con la paciencia de cualquiera. Jace en moreno, pero Jace. Tampoco Isabelle se libra de salir, bajo el nombre de Jessamine, y también sendas versiones de Alec y Luke pululan por ahí. Tessa no es exactamente Clary, pero tampoco es ninguna otra persona, y desde luego reacciona ante todo de la misma manera que la pelirroja. Diría que el único personaje original del libro es Jem, con su salud frágil y su calmada sonrisa, alguien que no cae en los contrastes de Jace/Will y que quizá todavía puede sorprender.
Como he dicho, también la historia es semejante a la de la primera trilogía: una chica que no conoce nada del mundo de las sombras, pero que en realidad juega un papel importante en él, y que se enamora de alguien que no deja que se le acerquen. También tenemos un malo totalmente plano como en el caso de Valentine, al que seguirán persiguiendo seguramente a lo largo de los libros; y un pasado lleno de mentiras. Nada nuevo. Nada que no hayamos leído ya. Es cierto que la trama es más seria desde el principio y quizá eso la haga un poco más madura. Sin embargo, cae por momentos en la monotonía y se llega a hacer aburrida.
¿Puntos a favor de esta obra? Personalmente, encuentro a Will mucho más divertido que Jace (aunque la mayoría de lectores discrepan conmigo). Y Jem es adorable.
Del resto, lo recomiendo sólo si no habéis leído Cazadores de sombras y buscáis algo entretenido. Si lo habéis hecho, no necesitáis leer para saber qué sucede en esta nueva entrega.

2 comentarios:

Renaissance dijo...

Leí el primero hace tiempo, y no fui muy dura con él por los cinco euros que me costó de 2º mano. Se salva por ir contando una historia mil veces leída sin llegar a la pesadez de un Crepúsculo. Este sí tiene toda la pinta de ser un Cazadores de Sombras victoriano/steampunk para atraer a otro sector de público.

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Sí que tiene su punto steampunk, pero desgraciadamente la historia y los personajes son absolutamente previsibles. No es un libro malo, pero tampoco bueno.

~House of the silent~ © 2014