miércoles, 2 de enero de 2013

Mis patinadores favoritos - Parte III

miércoles, 2 de enero de 2013
¿Qué mejor que empezar el año con una buena dosis de patinaje? Mientras espero pacientemente a que llegue el Europeo de este año, me dedico a buscar noticias sobre los campeonatos nacionales y a ver algún que otro programa. 
Hoy vengo con la última parte de este ranking, aunque no será lo último que tengáis que leer al respecto... Ya se me ocurrirá otra forma de incluir esta preciosidad de deporte en el blog. De momento, vamos a lo que vamos.

CATEGORÍA MASCULINA

-Brian Joubert. A este chico le tengo un cariño infinito, pese a que ya hace unos años que no es lo que era. Con esto lo que quiero decir es que, aunque su técnica y su clase a la hora de patinar son indudables y sus programas siempre son un placer para los sentidos, en las últimas temporadas no hemos podido verle en el podio en ninguna de las grandes competiciones (aunque, por supuesto, sí en los campeonatos nacionales de Francia y en las semifinales del Grand Prix). En cualquier caso, es uno de los grandes y además un tío encantador; por lo tanto: chapó.
-Javier Fernández. Javier, Javier, Javier. Mira que no soy especialmente patriota (bueno, de Galicia sí), pero qué orgullo se siente al tener ahí entre los mejores a un patinador español. Ya era hora de que nuestro país se empezara a interesar por este deporte, y ya era hora de que se empezara a ver que el fútbol y el tenis no son las únicas disciplinas en las que se puede brillar. Javier es un gran patinador que, aunque tiene sus altibajos, va mejorando progresivamente. Y es un chico absolutamente adorable: humilde, divertido y disciplinado. Ojalá siga subiendo poquito a poco, porque se merece llegar muy alto.
-Johnny Weir. ¡Cuánto echo de menos a Johnny! Que vuelve a la competición, que no, que está motivado, que ya no tanto... Johnny, necesito volver a verte en mi pantalla, así que déjate de tonterías y ponte las pilas. Qué gran patinador y qué gran persona. Su carácter se traduce en cada una de las cosas que hace, y desde la primera vez que lo vi supe que era diferente y especial. Aunque a veces, en mi opinión, sus estilismos son terroríficos al más puro estilo Gaga, lo que realmente me gusta de él es que hace lo que le da la gana sin importar lo que puedan pensar o decir. Pisa muy fuerte, ya sea sobre el asfalto o sobre el hielo, y es un ángel lleno de elegancia y gracia. Quiero verte en Sochi, Johnny. Así que vuelve ya.
-Daisuke Takahashi. Daisuke es uno de los grandes amores de mi vida y ya está. Como patinador, es de lo mejorcito y más completo que ha habido y habrá: excelente en saltos, en ángeles, en secuencias de pasos y en interpretación. Me transmite tantas cosas cada vez que lo veo patinar, que se me ponen los pelos de punta. Es emoción en estado puro. Y, como persona, es absolutamente increíble. Adoro su buen carácter, esa sonrisa con la que lo afronta todo y lo gran líder que es para su equipo, pero también ese afán de superación, ese elevadísimo nivel que se exige a sí mismo y esa profesionalidad. No sigo porque me voy a quedar corta por más que diga. Dai es una de las mejores cosas de este planeta.
-Evgeni Plushenko. En fin... Es decir, ¿qué esperáis que os cuente ahora? Es mi patinador favorito, es uno de los mejores de todos los tiempos y no hay más. Está a un nivel superior, pese a lo que digan los no pocos haters que se ha ganado por su carácter. Y es que dice lo que piensa, sea o no bonito, y se tiene en gran consideración a sí mismo. Estoy de acuerdo con él en muchas de las ideas que defiende y no tanto en algunas otras; sus formas no siempre me gustan. Pero esto no quita que lo adore, que lo respete muchísimo como deportista y como persona y que me ponga los pelos de punta. A sus treinta años, con las rodillas fastidiadas y los nuevos sistemas de puntuación en su contra, es capaz de producir programas limpísimos como otros nunca conseguirían hacerlos aun en las mejores condiciones. Con esto no quiero dejar mal a nadie, ya que estar en la alta competición es un mérito en sí mismo y ya quisiera yo saber hacer un solo giro, pero sí que es verdad que a Plushenko lo veo por encima de todos los patinadores que hay ahora, y seguramente por encima de los que van a venir en los años próximos. Me dice TANTO con tan poco...

En fin, con esto me despido. ¡Gracias por vuestro tiempo!

No hay comentarios:

~House of the silent~ © 2014