martes, 11 de junio de 2013

Mis predilectas

martes, 11 de junio de 2013
Una vez, hace mucho tiempo, critiqué con todas mis energías la compañía Johnny's Entertainment y a cuantos muchachos trabajaban para ella. Después, caí.
En lo que respecta al Kpop, que se encuentra ahora mismo en su momento de auge mundial (pese a que lleva bastantes años siendo popular), sufrí esa misma primera fase de rechazo, y finalmente tuve que rendirme a lo evidente, y lo evidente es que, si bien ni los idols japoneses ni los coreanos representarán jamás mis estilos musicales favoritos, hay algunas personas en ambos que me han llegado a lo más hondo y que hacen canciones que no sólo me gustan, sino que me enamoran.
Entré en contacto con el mundo del Kpop como todos los que lo hicimos hace diez años: a través de S.E.S., BoA y Shinhwa. Me sonaban nombres como el de DBSK o el de Se7en, pero me venían interesando lo que se hice poco. Lo que me atrajo de Corea en un primer momento fue su rock, que es escaso, pero maravilloso. Una de las personas que más admiro, Yoshiki, comenzó a producir a un grupo de Visual Kei coreano, y yo fui como las polillas a la luz. De ahí salió mi inmenso amor por TRAX y por sus cuatro componentes, pase lo que pase e independientemente de las vueltas que dé la vida; son una parte importante de mi juventud y su música es perfección para mis oídos.
En el caso del pop, acabé enganchada a un grupo que sabía desde hacía tiempo que estaba ahí y era archiconocido, pero no me llamaba: Super Junior. No recuerdo exactamente qué fue lo que llevó a mi amiga Rakiu a ponerme, un buen día, una película en clave de humor protagonizada por los chicos del grupo; el caso es que de pronto apareció en pantalla un ser humano disfrazado de oso panda haciendo el idiota, y pregunté: "¿Quién es?". "Es Leeteuk", me respondió, y procedió a enseñarme su aspecto real. Tiempo después, descubrimos que en realidad él no había estado presente en el rodaje, pero para entonces ya no importaba porque el muchacho había entrado en mi "saca" de seres perfectos. Leeteuk es un hombre maravilloso al que le tengo un cariño infinito, y a él le debo mi verdadero primer flechazo musical en el Kpop, o al menos la primera ocasión en la que sigo de forma continuada a un grupo de idols de su país. Porque sí, soy fan de Super Junior y los quiero con locura, pero no siempre les hago el mismo caso y no estoy muy al día de sus actividades; amo a GaIn (que ahora ha ganado bastante fama gracias al último vídeo de PSY) y me gustan muchos de los trabajos de su grupo Brown Eyed Girls, pero son pocos los que realmente me encantan; encuentro estupendos temas sueltos de Girls Generation, Kara, Rania y muchos otros..., pero el total de su trabajo y las componentes me dan bastante igual. 
Adonde quiero llegar es a Hello Baby, un programa de televisión en el que una serie de famosos deben cuidar de un bebé, y en el que Leeteuk de Super Junior participó a finales de 2011. Decidí empezar a verlo por él, sin tener ni idea de que habría más idols involucradas y sin haber escuchado en mi vida el nombre de Sistar
Empecé a verlo por Leeteuk, y acabé enamorada de las chicas, especialmente de Hyorin, que fue la primera que llamó mi atención y sigue siendo mi favoritísima y una de mis cantantes y personas favoritas en términos generales. Me conquistaron su buen humor y su naturalidad, y después vinieron esas canciones increíblemente pegadizas y las fuertes personalidades que tienen las cuatro. Son unas luchadoras y han trabajado muchísimo para llegar a donde están (¡y que sigan subiendo!), tragándose críticas de todo tipo, insultos, menosprecio por parte de algunas compañías y comparaciones absurdas.
Dejad que vaya por fin al grano. La razón de esta entrada es que hoy ha salido a la venta su segundo álbum completo, y también se ha hecho público su nuevo videoclip, al más puro estilo burlesque, con escenarios y vestuarios perfectos, una coreografía sensacional y ritmos que potencian las preciosas voces de las chicas. Y ya no se trata solamente de que me haya gustado su canción de regreso, sino que estoy muy contenta de que por fin se empiecen a igualar los papeles, porque yo sería feliz escuchando sólo a Hyorin todo el día, pero un grupo no lo constituye una sola persona, por buena cantante que sea. En fin, que a lo largo del disco todas brillan y demuestran cuánto han aprendido y mejorado y su capacidad para adaptarse continuamente. 
Hoy me siento muy orgullosa de las cuatro y de haberlas seguido desde 2011, de ahí que haya sentido la necesidad de dedicar un rato a haceros saber que son mis predilectas y que les deseo todo el éxito de este mundo.

2 comentarios:

Beatriz L.M. dijo...

¡Uh, tío, que miedo! Estaba viendo el vídeo y al lado me aparecían los vídeos de otro grupo de la misma compañía, Boyfriend. Le he dado a ver "On&on"... Que repelús me han dado :S No sé porqué XD

A mí el K-pop me gusta, pero para un rato. No suelo seguir los grupos y me gustan canciones sueltas. Las únicas que me llamaron la atención hace 3 años fueron las Girls Generation (que ahora parece conocerlas todo el mundo), pero ya te digo que no sigo su carrera como una loca XD

Kaoru Himura-Takarai dijo...

Yo a Boyfriend les conozco los jetos y me basta. xDDDD Me pasa un poco lo mismo que a ti, escuchar canciones determinadas o a ratos bien, pero en general no es mi estilo. Pero luego hay alguna excepción. ^^

~House of the silent~ © 2014