jueves, 1 de marzo de 2018

Favoritos de febrero

Imagen propia tomada ayer mismo. Barrio dos Muíños, Mondoñedo.

¡Ha nevado! ¡Ha nevado! Pero con ganas y durante horas, cuajando y tiñendo esta naturaleza maravillosa del norte de Lugo de ese blanco luminoso que rara vez llega a este valle. Febrero se ha despedido con una nevada y yo os digo que éste ha sido un invierno increíble en el que he sido tan afortunada que he visto nevar en Praga, en Helsinki y en Mondoñedo. 

La nieve es mi gran favorito de febrero, pero ha habido otros; de modo que vamos al asunto.


Películas

Fotograma tomado de elpais.com

He visto muy poca cosa este mes, y ninguna me ha fascinado. Han estado bien:

-La llamada (2017). No me parece el peliculón del año ni la obra maestra que algunos consideran que es, pero la disfruté mucho. Es original, sencilla en los aspectos técnicos, amable y tiene como ingrediente principal ese cariño infinito que me transmiten los Javis en todo lo que hacen. El mensaje me parece NECESARIO y genial; las actrices están excelentes.

-La forma del agua (2017). Guillermo Del Toro me ha vuelto a dejar a medias, pero de lo que no cabe duda es de que la parte estética de sus películas es deliciosa. Me encantó en general la dirección artística de esta película y me enamoró Sally Hawkins en el rol protagonista. No me creí nada la historia de amor (ni la historia de ¿ciencia?/¿guerra?/¿rusos?) y el guión me pareció flojito, pero las secuencias de Elisa en el bus me impidieron despegar la vista de la pantalla.

-Largo domingo de noviazgo (2004). Protagonizada por Audrey Tautou, es la primera película que veo en HBO; sí, tengo una suscripción activa desde diciembre (mi compañía de móvil, que se empeña en regalarme cosas) y no la uso. Es una historia de amor dramática, pero que huye del drama. Me gustaron los personajes y me pareció bonito el planteamiento, así como las imágenes y los colores. El problema es que se me hizo repetitiva, lineal y aburridilla.


Series


Tengo un par a medias (ya digo que no estoy viendo mucha cosa, me está costando), pero sólo he terminado una:

-Mira lo que has hecho (2018). En febrero me volví a enganchar a Late Motiv e hice un maratón de la sección de Berto Romero, lo cual sólo podía desembocar en el visionado de su serie recién estrenada. Me ha parecido un acercamiento muy desenfadado a la paternidad, a la vida en pareja tras ella y a las relaciones de familia. Es una serie realista, como la vida misma, pero vista siempre desde el cariño; ahí está su magia. Entretiene, emociona, se ve en nada y tiene escenas magistrales, como la del Youtuber adolescente y las de la escuela Montessori. 


Libros


Ni que decir merece que tengo trescientos catorce libros a medias. Vamos a los cerrados este mes:

-Insolación, de Emilia Pardo Bazán. Mi primer acercamiento a esta autora ha sido muy interesante. Insolación es una historia corta que nos acerca a una viuda de clase alta en el Madrid de finales del siglo XIX, así como a su encuentro con un señorito andaluz por el que empieza a sentir más de lo que planeaba. Aunque los personajes me parecieron bastante estereotipados y no me gustaron mucho en sí mismos, Pardo Bazán dedica bastante espacio a analizar cómo se sienten y perciben la realidad. Es una novela con un claro mensaje feminista, varias pullas a la moral de la época y una ambientación exquisita que te lleva de lleno a la pradera de San Isidro y a la margen del Manzanares.

-Nueva antología rota, de León Felipe. Me hace gracia incluirlo ahora porque llevaba leyéndolo desde hace justo un año. Sin embargo, había tenido que devolverlo a la biblioteca y aún no me había podido hacer con otro ejemplar, por lo que no estaba terminado. Se ha convertido en uno de mis poemarios favoritos, me fascinan el simbolismo de León Felipe y su forma de entender la poesía. Algunos de los poemas más políticos me han llegado menos, pero en general es una maravilla.

-Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson. ¡Qué joya! Cómo absorbe, cómo mantiene a uno en tensión y cómo pasa de la ternura al desasosiego en cuestión de tres palabras. Merricat, la protagonista, es un personaje fascinante que nos guía a través de un cuento siniestro: el de la relación entre dos hermanas ligadas acaso por el amor, acaso por una culpa transferida. La novela tiene muchas lecturas posibles: la feminista, la de la defensa de minorías marginadas... Yo me quedo con la del control mental y la agorafobia descrita como nunca. Brutal.


Música

Últimamente, escucho mucha música en Spotify mientras conduzco, por lo que dejo que mis listas de reproducción me den un poco de todo. Mis artistas más escuchados han sido Harry Styles, Monoral, Amorphis y Auri.

Éstas son las canciones que, según Last.fm, más he rallado:

-Mikolas Josef - Lie to me (la candidatura checa para Eurovisión)



-Anna Castillo y Macarena García - Lo hacemos y ya vemos (de La Llamada; quién me iba a decir que iba a estrenar 2018 escuchando reggaeton)



-Hyolyn - To do list (NADA SE ANTEPONE A ESTA MUJER)



Tampoco quiero olvidarme de mencionar a un grupo que fue muy importante en mi adolescencia. A Kannon les conocí cuando, a los quince añitos, fui a ver a The Offspring a Castrelos (Vigo). El grupo principal tardó muchísimo en salir, y mientras tanto yo me enamoré de los teloneros. En febrero ha fallecido Vicente, el que fuera la voz de Kannon; y yo venía, precisamente, de escucharles bastante de nuevo en enero, tras varios años. Les tendré siempre muchísimo cariño. Uno de sus temazos, para mí, es Mentiras; yo misma subí esto a Youtube en 2007:




Viajecillos y demases

Este mes he estado más tranquila. Entre que ha sido breve y que he pasado el Carnaval al completo en Ourense después de cuatro años... 

Ah, pero os voy a enseñar mi disfraz porque estoy muy orgullosa de él

I came here to drink milk and kick ass...
Sí, he ido del mismísimo Maurice Moss. Por favor, guardaos los halagos, que ya me halago yo. Se me ocurrió a apenas una hora de salir, tras toda la tarde algo frustrada por la falta de ideas, Y ES BRILLANTE. Todo encajó de forma muy natural: la peluca de mi hermana, las ropas de mi padre, unos polvos de contouring que me sirvieron para acercarme un poquito más al tono de piel de Richard Ayoade... Ah, estoy muy orgullosa. 

Aparte del Entroido, he estado mayormente por la Mariña. Mondoñedo, Ribadeo, Foz y Barreiros: mis sitios habituales este curso. Me he metido en una cuneta (con el resultado de que una pareja me vino a sacar con un tractor; BIENVENIDOS A MI MUNDO), he vuelto a las cetáreas de Rinlo y me he tomado un par de cafés largos (uno de ellos, acervezado) con mi amiga de la adolescencia Adeline: hay reencuentros que te devuelven lo mejor de ti misma. 

También me he dejado caer por Asturias, más concretamente por Viavélez y La Caridad. En Viavélez está la mejor casona de indianos que he visto hasta la fecha y que me tiene BABEANDO: el Palacio de Jardón, que viene siendo una mansión gigante a lo SEÑOR DARCY pero con las características estéticas de una buena construcción indiana. Una joya, y la hace aun mejor el hecho de estar amurallada y que cueste verla desde la calle.

He visitado Lugo una vez este mes, y he descubierto su Museo Provincial, que tiene cosas muy interesantes y es gratuito. Lo mejor, para mí, fueron las salas dedicadas a pintores gallegos. No conocía a la mayoría y es una pena que los haya ignorado hasta ahora.


Y YA ESTÁ. YA ME CALLO. Hasta la próxima.


P.D.: He visto a Yuzuru Hanyu llevarse otro oro olímpico. No se puede pedir más.

2 comentarios:

Meri Rodvar dijo...

La llamada a mi al principio no me gusto y la pare por la mitad pero la termine de verdad y me pareció muy bonita aunque lo de "Ahora soy lesbiana" me sobró además de porque no vi esa clase de química entre las actrices (que seguramente soy yo que como no se me ocurrió el romance pues no me encajaba) porque existe la bisexualidad.
Todavía no he visto La forma del agua pero me da que me va a pasar como a ti y con tanto bombo que le han dado al romance no me va a gustar.
La de Berto me parece interesante y la paternidad es algo que su suele tratar de forma bastante unidimensional. En la ficción se muestra el amor paterno cuando te amenazan/secuestran/matan a la chiquilla o con siendo paternalista. Nunca hay algo normal y espero que la Berto lo sea.
También me apunto los libros sobretodo el primero que parece interesante.
Besos.

Kaoru dijo...

¡Hola, Meri! Estoy totalmente de acuerdo contigo con respecto a La Llamada; sobró muchísimo que de pronto resultara que estaba enamorada de ella. Para mí, no porque sea bisexual o lesbiana o x, sino más bien porque en ningún momento había dado signos de sentir ningún tipo de interés especial por la muchacha. Por lo demás, la peli es bonita y tiene un mensaje muy guay.
La serie de Berto está muy bien porque se centra más en la pareja que en la paternidad en sí; se habla del niño, pero el niño es sólo una excusa para ver cómo la pareja atraviesa una serie de cambios a los que debe enfrentarse.
¡Gracias por pasarte!